El Deber logo
2 de agosto de 2017, 4:00 AM
2 de agosto de 2017, 4:00 AM

Del Plan de Ordenamiento Territorial, nuestra carta de navegación para una década, la gestión municipal asumió pocas acciones. Una que encaró con particular entusiasmo fue la de implementar los parques distritales y urbanos identificados en el Plan Director. Así, en poco tiempo los 28 parques del PLOT se transformaron en una cincuentena y, ya convertidos en verdadero emblema de la gestión, hoy se promete alcanzar el centenar.

¿Cuál ha sido la fórmula para ejecutar tan rápido tanto parque? Pues la misma que con los módulos educativos y otros equipamientos: reproduciendo exactamente el mismo diseño, como una industria mecanizada. Pero además se ha automatizado el procedimiento y, al ser de gran interés para la gestión, dejar en toda la ciudad una fuerte ‘marca’ permanente, la eficiencia en su ejecución es notable. Es como una fábrica de salchichas, pero de parques cerrados idénticos.

Hacer copy y luego paste seguro que acelera las cosas, pero el costo que se paga en términos de riqueza y diversidad arquitectónica de la ciudad, sentido de identidad y pertenencia de sus distintas colectividades, y en posibilidades de participación ciudadana desperdiciadas, es demasiado alto, además de innecesario.

Y esta es la crítica de fondo: la manera actual de abordar la creación de espacio público es autoritaria, cerrada, monotemática y desperdicia la oportunidad de satisfacer un abanico de necesidades de la comunidad. Los parques idénticos, desconectados completamente del lugar en que están emplazados satisfacen sí en gran medida la necesidad de ocio, pero bloquean la posibilidad de satisfacción de otras, como me atreveré a proponer en un siguiente artículo. Este lo cierro citando al urbanista catalán Jordi Borja:

“Las formas siempre transmiten valores, la estética es también una ética. Menospreciar el espacio público, su calidad, su belleza, su adecuación a los gustos y las aspiraciones de los diferentes sectores de la población más allá de su función específica, es simplemente dejar de lado la gente y contribuir a los procesos de exclusión.” 

Tags