Opinión

Parrillada de gazapos

El Deber logo
8 de septiembre de 2017, 6:48 AM
8 de septiembre de 2017, 6:48 AM

Hace unos años descubrí, en los periódicos bolivianos, un nuevo verbo: ‘recontear’. Hoy reaparece en el siguiente titular: “Reconteo (sic) de votos para candidatos del TCP con poca presencia de legisladores” (EL DEBER, 31.08.17). Lo correcto es decir: “Recuento de votos”. El presente del indicativo del verbo contar es “yo cuento”. Por ejemplo: “Yo cuento cuentos, cuento billetes, cuento huelgas, cuento manifestaciones, cuento bloqueos, etc. No se dice: “Yo conteo” cuentos, “conteo billetes” o “conteo bloqueos”… Por lo tanto, si yo cuento votos y las cuentas no me salen, los recuento hasta que salga lo que yo quiero que salga, según la filosofía del “se le mete, nomás”. 

Un combativo analista político critica a Evo Morales que “nos ha dicho innumerables veces que las cosas que se le ocurre hacer, se hacen tarde o temprano, ‘querramos” (sic) o no ‘querramos’ (sic)” (Página Siete, 31.08.17). Se dice ‘queramos” o no ‘queramos’ (sin “erre”), porque la segunda persona plural del presente del subjuntivo del verbo querer es ‘queramos’... o no ‘queramos’.
 
Veamos cómo se destruye nuestro idioma: “Senado anuncia debate ‘de’ (sic) la intangibilidad del Tipnis para el martes” (EL DEBER, 04.08.2017). Este extraño titular revela que el redactor piensa en otro idioma e impone una sintaxis ajena al idioma español. Sería más correcto decir: “El Senado pospone el debate sobre la intangibilidad del Tipnis”. Luego, en el encabezamiento de la crónica (en el primer párrafo) se especificaría el día del debate y por qué se posterga. ¿Qué se enseña en las facultades de Ciencias de la Comunicación? Para comunicar hay que saber hablar y escribir; y para hablar y escribir, hay que saber algo de gramática y un poquito de retórica; y para saber algo de gramática y un poquito de retórica hay que estudiar, y para estudiar hay que leer libros. Es la mejor escuela. No hay otra.

Me asombra un titular de exaltación al jefazo: “Evo celebra el Día de la Revolución (sic) Agraria” (EL DEBER, 04.08.17). ¿Así que Evo celebra -él, solingo- un fasto histórico propio de la Revolución Nacional? ¿Por qué perdura nuestra mala costumbre de exaltar al caudillo de turno y no a la colectividad? Fueron los campesinos de Tarabuco (Chuquisaca) – no Evo- quienes recordaron la Reforma Agraria de 1953, una  discutible reforma de la propiedad de la tierra. (‘Reforma agraria’, no ‘Revolución agraria’). Ni los movimientistas se atrevieron a calificar de ‘revolución’ lo que era una apresurada ‘reforma’ política del régimen agrario latifundista.

No se dice: “Desconocimiento ‘a’ (sic) la Constituyente” (Página Siete, 02.08.17). Debe decirse: “Desconocimiento ‘de’ la Constituyente”. // Madrid, 08.09.2017.  

Tags