El Deber logo
16 de marzo de 2022, 4:00 AM
16 de marzo de 2022, 4:00 AM

Por Gary Rojas Jordán-Periodista desde hace 10 años, comunicador corporativo y cristiano por convicción

¡Buenas tardes! Le hablamos de la agencia tal, ¿podría publicarme la siguiente nota?, expresa un asustado comunicador a través de una llamada telefónica aguardando una respuesta cordial y positiva de parte de aquel ajetreado periodista que tiene dos notas por cerrar, un editor apurado y tres advertencias del departamento comercial para no publicar nada que no sea pagado.

¿Por qué en la práctica aún no calibran estas dos áreas importantes de la comunicación? El periodista, recordemos, tiene la intensa tarea diaria de recopilar información, muchas veces abrir fuentes mezquinas, procesar los datos, presentarlos de manera creativa y, sobre todo, con espacios equilibrados. Sin embargo, detrás tiene a varios editores presionando su contenido: uno es de la parte comercial, otro de la parte periodística como tal y, bueno, muchas veces las fuentes interesadas en el tema también están atentos a la previa.

Sobre la misma vereda, está el comunicador corporativo. Aquel profesional apegado a una marca, empresa u organización que ha dedicado varias horas de su vida a entender los objetivos de una firma, sus prioridades, su discurso, sus métricas y que tiene la difícil tarea de lograr una gran cantidad de publicaciones ‘freepress’ sobre una temática relacionada al target de una marca.

¿Por qué deberían unir fuerzas los profesionales de ambos campos y sobrellevar sus responsabilidades?

1. Ambas son empresas que se nutren de información

Tanto el medio como la agencia son empresas del rubro de la comunicación. Ambas funcionan como tal. Es decir, las dos firmas necesitan dinero para pagar sus costos operativos. De ambas su capital de trabajo es la información. Periodistas necesitan acceder a fuentes empresariales para nutrirse de datos y lograr un acuerdo comercial en un determinado tiempo; pero también las empresas necesitan visibilizar sus marcas, productos, servicios y lograr vender. La información nutre a los profesionales de la comunicación de ambos rubros.

2. Necesitan persuadir a una audiencia multimedia

El periodista quiere más lectores y el comunicador de la agencia más publicaciones. Ambos buscan llegar a una audiencia dinámica, multimedia y que demanda información. El medio tiene el propósito diario de ganar y fidelizar a sus lectores o espectadores para que lo elijan entre todas las competencias que fluyen por la web y el comunicador corporativo quiere que la marca siga vendiendo, siga presentando productos o servicios y que los periodistas se interesen en sus datos para mantener sus ‘fee’ de trabajo. ¿No será mejor unir esfuerzos que separarlos?

3. La noticia puede superar el interés de un auspicio

La noticia es, según la RAE, toda información que se quiera comunicar de un hecho de interés para el público. La noticia supera el nombre de una marca. Es decir, si el servicio de una empresa puede beneficiar a las familias y brinda ventajas respecto a otras organizaciones, sin duda, esto es una noticia independientemente si la marca puso publicidad en el medio o no. Si se pone precio a una publicación solamente porque el medio necesita dinero, solo las marcas con capital podrán ser noticia. Y la credibilidad del medio será cuestionada por su misma audiencia.

4. Ambos profesionales redactan y tienen un formato de presentación

Así como al periodista le piden parte, contraparte y análisis con una redacción en tercera persona, el comunicador corporativo también debe mantener una estructura de redacción que incluye la cita con el encargado de una empresa, la descripción del producto y contexto de la noticia. La redacción corporativa muchas veces ha sido cuestionada por los periodistas por tener muchos adjetivos o mención de marca, sin embargo, cabe recalcar que una empresa tiene la misión de hablar de sus productos y presentar lo que, desde su punto de vista, es una noticia. El periodista tiene la tarea de replicarla sin cambios, editarla o ajustarla a su propia redacción. ¿Es mejor una redacción que la otra?

4. Periodistas y Dircom se podrán ver las caras más adelante

Como dicen en el sector: el mundo de la comunicación es chico. Periodistas y comunicadores corporativos, en muchos casos, han compartido una cobertura o han sido colegas del mismo medio, de la competencia o de otra empresa del sector. Es prudente que el periodista que recibe una llamada del comunicador corporativo lo trate como colega y escuche con atención la solicitud. Así también, que el Dircom entienda las presiones internas y externas del periodista y le dé la autonomía de decidir cuándo y dónde publicarlo según sea el hecho noticioso. Puede ser que más adelante uno este tocando la puerta de la empresa donde trabaja el otro. Es conveniente mantener el respeto y la empatía por la vocación compartida.

El dinero no lo es todo y muchas veces es la causa de la mayoría de los males. Saludos

Tags