Opinión

Periodistas relevantes para la sociedad

El Deber 10/5/2019 04:00

Escucha esta nota aquí

Hoy se conmemora el Día del Periodista Boliviano. Y más allá de ser una jornada de celebración por este oficio que apasiona a quienes lo ejercemos y honramos a diario, debe ser una ocasión de reflexión y desafío para que el trabajo nos permita ser relevantes para la sociedad desde sus diferentes ámbitos y plataformas.

Un día como hoy, en 1865, el presidente Mariano Melgarejo mandó a ejecutar al articulista Cirilo Barragán porque escribió un artículo que al dictador le resultó molesto.

Fue 78 años después que el presidente Germán Busch promulgó un decreto para honrar al intelectual asesinado y a la libertad de prensa, instituyendo el Día del Periodista. Durante todos estos años el periodismo ha jugado un rol fundamental en la historia de Bolivia, en la lucha por la democracia, la investigación y publicación de hechos de corrupción que, de otra manera, habrían quedado enterrados por el poder.

En los tiempos actuales, solo hay que mirar con un poco de distancia para constatar que la mayoría de las tramas oscuras que beneficiaron a las élites políticas de turno, afectando a las arcas del Estado y perjudicando a la mayoría de los ciudadanos, han sido desveladas por hombres y mujeres que dedican su vida al periodismo: caso Zapata, caso Beechcraft, caso del uso de conscriptos en cultivos privados de macororó e incluso en la actual trama de penetración del narcotráfico en esferas policiales, que no habría alcanzado los ribetes actuales de no haber sido porque un diario filtró una conversación entre uniformados y otro las fotografías que vincula a un comandante con un narcotraficante, que tiene orden de captura internacional. No es por nada que los periodistas son personas no gratas para el poder, en Bolivia y en varios países del mundo.

No sorprende que Donald Trump y Evo Morales hayan coincidido en calificar como enemigos a reporteros y a medios de noticias.

Los periodistas independientes, que enarbolan la libertad de prensa como estandarte, así como la sociedad, saben que sin ella no es posible la vigencia de la democracia. La vigilancia y la búsqueda de la verdad son inherentes a este oficio. No obstante, en tiempos de instantaneidad y de nuevas tecnologías, los periodistas están desafiados a reinventar constantemente la forma de trabajar.

Lo único que debe preservarse a fuego es la responsabilidad en la difusión de noticias, que los espacios utilizados en cualquier plataforma sean de búsqueda de la verdad y jamás de manipulación con interés político, económico o de cualquier índole que no sea el bien común. La relevancia para la sociedad pasa por pensar siempre en el ciudadano que lee, ve o escucha las noticias. Ahora hay múltiples formas de recibir retroalimentación de parte de las audiencias y el periodista no puede ignorar esos mensajes, porque si lo hace se estará alejando de su misión. Con celebración y con desafíos para los periodistas y los medios que los acogen, que este día sea de compromiso con la sociedad, con la democracia y con el país.