Opinión

Perjudicial tasa impositiva

El Deber logo
25 de febrero de 2017, 4:00 AM
25 de febrero de 2017, 4:00 AM

La solidez de la banca boliviana viene siendo desde hace años un factor decisivo para la estabilidad macroeconómica y el desarrollo del país. La expansión crediticia promueve inversiones e incentiva a la economía real; al mismo tiempo, la solidez del sistema financiero alienta al ahorro y promueve la dinámica de los sectores productivos. Se logró gestar un círculo virtuoso de notables resultados y con una clara contribución al crecimiento. 

He aquí que poco tiempo atrás se anunció el aumento de la alícuota adicional al Impuesto a las Utilidades de las Empresas (IUE) del sector financiero del 22% al 25%. Esto afectará al sector. A mayores cargas tributarias, menores utilidades irán hacia la inversión. El Estado –por querer incrementar la recaudación fiscal en tan solo 75 millones de bolivianos– perdería la posibilidad de generar por la vía bancaria Bs 750 millones en créditos. Cada crédito, a su vez, genera otros efectos multiplicadores positivos; perjudicar el proceso restringe su repercusión y desalienta la reinversión. La propuesta del nuevo impuesto tiene cierto parecido con aquella fábula del individuo que por su ambición de extraer más riqueza que la proporcionada en forma segura por un huevo de oro puro al día, mata a la gallina ponedora para finalmente quedarse sin nada…

Tener utilidades no es malo, todo lo contrario; implica un reconocimiento al riesgo y premia la eficacia. Mayores ganancias implican mayores recaudaciones fiscales, agregando a ello un universo de aspectos meritorios: generación de empleos, más bancarización, acceso en áreas rurales y responsabilidad social, reinversión de utilidades, etc. Es otro círculo virtuoso y ponderable. Pero debemos recordar que las utilidades están ligadas a la capacidad de crecimiento de la cartera de préstamos; por ende, a las inversiones y al propio crecimiento económico. Se trata de un delicado equilibrio que conviene sostener y promover.

La banca, mediante su entidad gremial, la Asociación de Bancos Privados de Bolivia (Asoban), anunció que acatará lo que disponga la autoridad, aunque hizo conocer su posición contraria a la medida propuesta. Asimismo, se reiteró que los bancos continuarán precautelando el ahorro del público y trabajarán en conjunto para darle sostenibilidad a la actividad de intermediación financiera. Ahora que se pretende superar el ‘bajón’ económico, cabe estimular y no desincentivar. El Gobierno debería suspender esta nueva tasa impositiva, que además se agrega a una sumatoria de tributos que ya tiene sobrecargado al sector bancario 

Tags