Opinión

Plaga fuera de control

El Deber logo
9 de febrero de 2017, 4:00 AM
9 de febrero de 2017, 4:00 AM

Circula por las redes sociales una imagen reveladora de la magnitud del desastre provocado por esa plaga terrible que constituyen las langostas, que se expanden sin control arrasando diversos cultivos en varias partes de la región cruceña: uno de esos insectos es mostrado depositando sus huevos con su abdomen introducido firmemente en la tierra. La multiplicación se vuelve masiva por cuanto las langostas hembras tienen una capacidad asombrosa para 'sembrar' sus huevos, comparable con su voracidad para destruir rápidamente miles de hectáreas de maíz, sorgo, pasto, maní, frejol, soya y otros productos. Es lo que viene ocurriendo en siete comunidades del municipio de Cabezas y últimamente en El Torno, donde la amenaza también se cierne sobre las plantaciones de cítricos que son abundantes en la zona, al igual que en los valles cruceños donde se producen verduras y hortalizas. La calamidad podría ser todavía peor si los insectos, en su destructivo periplo, viran más hacia el oriente, donde se cultiva en gran escala arroz, caña de azúcar y soya, con el peligro de que el agro, verdaderamente, sufra algo así como un cataclismo.

Los últimos informes señalan que la devastación se registra al menos en 1.000 hectáreas, mientras aumenta la desesperación de los productores, que han empezado a movilizarse para buscar, en los diferentes niveles de gobierno, respuestas mucho más rápidas y efectivas. La queja de uno de los maiceros afectados apunta a las autoridades nacionales, departamentales y municipales porque, según considera, no están tomando en serio ni midiendo las consecuencias del desastre que afectará la economía, la seguridad alimentaria ni la oferta del grano y de otros productos en los mercados. El agricultor reveló además que las fumigaciones aéreas realizadas en las parcelas de su comunidad no han tenido los efectos esperados y que solo han espantado y dispersado la plaga.

Mientras se elevan los reclamos del agro perjudicado, el Ministerio de Defensa se comprometió a presentar un 'plan de acción' al presidente del Estado para activar los recursos que permitan establecer un cerco y contener el avance de las langostas en Santa Cruz. La devastación provocada por los voraces insectos, su resistencia a la fumigación y su reproducción rápida y masiva, demandaban de las instancias pertinentes respuestas coordinadas, inmediatas y contundentes. No se puede perder más tiempo ni escatimar recursos frente a una de las peores plagas que afectan a la región y que pone en riesgo muy grave la producción anual de alimentos para el país 

Tags