El Deber logo
14 de abril de 2018, 4:00 AM
14 de abril de 2018, 4:00 AM

Por todos es conocido el escaso cumplimiento que se ha dado al Plan de Ordenamiento Urbano (PLOT) elaborado en 2005; sin embargo, analizando los acontecimientos urbanos y las acciones del gobierno municipal, nos damos cuenta de que gracias a los incendios, las crucifixiones y los colapsos, algunos de los planes del PLOT se están cumpliendo, aunque con más de 10 años de retraso.

Comencemos con los mercados. Debido al incendio de La Ramada, el gobierno municipal se anima a de-sarrollar el “programa de renovación urbana de La Ramada” (PLOT, Título V, cap. 15) por lo menos iniciando con el desalojo de las calles.

El incendio del mercadito del Plan 3.000, que ocupaba rotonda y camellones, además de los traslados, ha favorecido incluso la construcción de una alameda, inversión impensable en los barrios populares cruceños.

El colapso total de la zona del mercado de abasto, por la presencia de centenares de camiones en zona habitacional, ha obligado al gobierno municipal a desempolvar el “programa de abastecimiento popular” del PLOT (Título V, cap. 5), el cual en su art. 140 establece el traslado del mercado de abasto, “habiéndose ya consolidado el terreno y el proyecto para el nuevo mercado mayorista y preseleccionado la ubicación de los 12 mercados distritales”.

Gracias, entre otras cosas, a los gendarmes crucificados en pleno centro, el gobierno municipal ha desempolvado el proyecto denominado “reciclaje de la exterminal de buses” (PLOT, Título V cap. 16), el cual en su art. 177 dice: 

“El edificio debe volver a ser un edificio público al servicio de la ciudad… que sirva para difundir valores que identifican al ciudadano en la búsqueda del desarrollo sociocultural de la comunidad. Para ello deberá transformarse en un centro de cultura ciudadana (CCC), donde se lleve a cabo programas de formación ciudadana, constituyéndose en cabeza de una red de centros de cultura ciudadana distrital”.

En su art. 179 dice: “El proyecto debe desarrollarse el 2006 para ser ejecutado el 2007, ya que no vale la pena seguir haciendo inversiones en él”. Nos hemos atrasado solo 10 años….

Siempre, a propósito de desempolvar planes, JICA, que vino a elaborar un plan de transporte público para el área metropolitana, ‘nos pilló en calzoncillos’, pues no había Plan de Ordenamiento Metropolitano en el cual insertar ellos su Plan de Transporte, y es que no se dio cumplimiento al cap. 2, Título V del PLOT de 2005, el cual instruye la elaboración de este plan en conjunto con los municipios involucrados y sobre la base de los lineamientos estratégicos elaborados por la Prefectura en 1997. Tampoco dimos cumplimiento a este mandato.

Si las autoridades municipales se dieran tiempo para leer las ya ajadas 82 paginitas del PLOT, podrían allí inspirarse para actuar escogiendo entre los 50 proyectos aprobados y nunca ejecutados, sin necesidad de esperar incendios, japoneses o crucificados.

Tags