Escucha esta nota aquí

Y es que nuestra sociedad está siendo tan acobardada con la propaganda política de unos y otros que no nos hemos dado cuenta en lo frívolos y díscolos que son los políticos bolivianos que por ganarse algunos segundos de fama acuden a cualquier medio y forma para sobresalir, y definitivamente nunca sobresalen con aciertos o propuestas que tengan contenido serio, programático y particularmente con soluciones que tanta falta hacen al país.

Los políticos oficialistas comunicacionalmente ganan en todo. Y aunque las acciones políticas, llámese marcha o abrogación de leyes inconstitucionales han sido derrotas políticas importantes, sus voceros y el accionar de sus políticos siguen un guion, siguen una estrategia, siguen un plan. Claro existen siempre los indisciplinados que salen por la tangente con algún desentono que hace quedar mal al oficialismo, pero eso son rarezas. Comunicacionalmente el oficialismo tiene mejor estructura que la oposición, porque no solo acusan a los opositores, sino que jurídicamente ellos accionan a sus abogados y ejecutan juicios que inhiben y asustan a los maltrechos opositores. El oficialismo sabe que acusar a los opositores de separatistas, de  extrema derecha, de vende patria, corruptos o cualquier otro epíteto importado  del palacio de Miraflores de Caracas, va dar resultado positivo en la prensa y en el público cautivo del oficialismo.

Y esta estrategia está lejos de ser usada por los partidos de oposición y no entiendo por qué. Veamos, las declaraciones periodísticas bizarras, confrontacionistas, amedrentadoras y las mentiras que lanza el oficialismo apenas merecen tímidas respuestas de uno que otro político de oposición. Se aplazan en estrategias comunicacionales de defensa y se aplazan más en exigir transparencia acompañado de juicios por corrupción, juicios por pedofilia, narcotráfico, uso de bienes del Estado y muchos delitos que los oficialistas cometen. Todo esto deberían estar acompañados con sendas notas de prensa y con voceros que estén a la altura de las circunstancias.  

Y aunque todos saben que el poder judicial va a sabotear esos juicios, ahí también existe otro filón de denuncias y de juicios contra jueces corruptos y fiscales bandoleros que extorsionan a los opositores para sacarlos de sus listas de investigados y como se dijo anteriormente actúan como perros de caza en contra de los opositores.  Pero nada, la población asiste impávida a este accionar timorato que podría hasta calificarse de pusilánime de esta oposición que tiene representación parlamentaria, que tiene personería jurídica y que podrían estar haciendo un papel más decoroso que sería muy bueno para la democracia y para la población.

Pero al igual que aquel ex embajador que usando Tik Tok se hizo declarar persona no grata por el Paraguay, causando uno de los mayores bochornos a la diplomacia boliviana, se ha observado a uno que otro político de oposición haciendo declaraciones, denunciando y saliendo a la luz pública usando esta red social, que sirve muy bien para recetas de cocina, bailes y hasta astrología. 

Pero seamos serios, se nota que no existe ni estrategia política ni estrategia comunicacional. Los Senadores, Diputados, Asambleístas y Concejales de oposición  no tienen ningún tipo de estrategia comunicacional visible y si esto se está evidenciando significa que la democracia de este país está muy debilitada, sin ideas y en manos de políticos improvisados que ganan visibilidad con mensajes vacíos en la red mencionada. Así estamos muy mal.


*Juan Manuel Arias Castro es economista

Comentarios