El Deber logo
30 de julio de 2017, 4:00 AM
30 de julio de 2017, 4:00 AM

Ante la proximidad del Día de la Patria, pregunté a mi corresponsal en el Palacio Real de la Plaza Murillo si tenía noticias acerca del informe que el primer mandatario debe presentar ante la Asamblea Legislativa, por prescripción constitucional.

A raíz de mi requerimiento, la cholita cochabambina, nacida en Quillacollo, se estrujó el cerebro y trató de recordar si había pasado por sus manos algún informe ministerial.  

De pronto se encendió una luz en su mente y me dijo: “Claro que sí, jefecito, pues tuve oportunidad de observar que todos estos no contenían números, no porque estos no fueran necesarios sino porque el ciudadano de Orinoca les había instruido que le enviasen informes sin cifras, porque se enredaba en la lectura confundiendo centenas con miles y millones y dando una penosa impresión no solo a los asambleístas sino también al cuerpo diplomático y a la ciudadanía en general, que pensó para sí, que este presidente era aprovechado mañosamente por algunos hábiles colaboradores que le solicitaban por escrito un millón de bolivianos y él generosamente les otorgada 10 o 100 millones.

Cuando conocí este secreto de Estado justifiqué bondadosamente que él hubiera entregado millones al Fondo Indígena, y que sus beneficiarios se ‘chauchitaron’ ese dinero perteneciente a todos nosotros.

Sin embargo no pude comprender cómo ahora sus veintitantos ministros le podrán informar de sus gastos sin recurrir a los números. Tampoco lo entendió Macacha, aunque me dijo que ingeniosamente los ministros le dibujaban algunas figuras para expresar algunos egresos, adjuntando esquemas graficados, así por ejemplo: de canchas de fútbol, de coliseos y algún que otro aeropuerto cercano a los cocales de Chapare, de los cuales es padrino el mandatario. 

En alguno de los informes ministeriales se enuncian los viajes que emprendió el presidente, de esta manera fácil, agradable y muy gráfica el país se enterará de los muchos periplos que cumplió por el mundo. Sin aburrir al pueblo que lo escuchará esperando alguna buena noticia que beneficie a Bolivia. 

Tags