Opinión

Prohibido nacer en primavera

Oso Mier 4/8/2019 05:00

Escucha esta nota aquí

¡Ahora las madres se dividen en madres solteras, madres amorosas y madres morosas! exclamó esta mañana mi madre política, tirando el periódico por los aires, mientras yo en silencio, de acuerdo a instrucciones superiores, barría el canchón de la casa. No era para menos, “el hospital materno infantil cerrará, porque dizque debe nueve millones de bolivianos y ya no habrá plata ni para comprar pan”, dijo.

“En mis tiempos la maternidad nunca cerró sus puertas por yesquera aguda, porque todas las mujeres podíamos embarazarnos y desembarazar sin emergencia alguna”. ¿Y eso por qué? se preguntó, “porque nosotras lo hacíamos en la casa, como se debe, a veces ayudada por alguien o por la partera - menos por el inútil del marido” – se respondió.

Ahora el problema es distinto. Se requieren de centros médicos especializados y me parece bien pero, esta crisis del materno infantil está a punto de tocar fondo, motivo por el cual, los gobiernos nacional, departamental y municipal, deben emitir una ley con dispensación de trámites, prohibiendo embarazarse en primavera porque el problema no se solucionará ahora. Gobierno y oposición están ocupados con sacarse la mugre en campañas electorales, pensé. Todo eso iba a expresar y mientras acomodaba mis ideas, mi suegra prosiguió diciendo, “el asunto está grave porque antes el problema eran los recién nacidos y ahora habrá que pensar en los que recién vendrán”.

Yo creo que las sirenas de alerta general en la ciudad ya deben estar sonando. Primero, los responsables se pelearán y se culparán mutuamente, jugando a la pelota quemada, pasándose la bolita. Coincidirán en que hay que cumplir con el pueblo, que evaluarán la situación. Algunos dirán que el nacimiento de bebés es una maniobra del imperialismo con ofertas encubiertas que ofrecen viajes para embarazadas a Miami. La solución es impostergable. No se puede poner un letrerito que diga, vuélvase mañana, mucho menos en tres meses o más.

Lo cierto es que la maternidad es una deudora morosa que debe nueve millones de bolivianos. Para amortiguar el problema, de momento, mi suegra sugiere organizar un gigantesco baby shower en beneficio de nuestra maternidad.

Tags

Comentarios