El Deber logo
21 de febrero de 2017, 4:00 AM
21 de febrero de 2017, 4:00 AM

La sociedad evoluciona constantemente y da paso a una nueva realidad social. Hemos dejado en el camino la Guerra Fría entre las dos potencias mundiales: EEUU y la URSS, que hoy parece volver a alzar vuelo como el ave Fénix con la expulsión ordenada por el expresidente Obama de varios diplomáticos rusos, y viceversa. El Gobierno norteamericano culpa al Gobierno ruso de intromisión y favorecimiento en la victoria de Donald Trump como nuevo presidente de EEUU. 

En el siglo XXI debemos buscar una nueva gobernanza mundial capaz de comprender y afrontar los problemas del mundo actual, anticiparse como un verdadero estadista a las crisis socioeconómicas, proyectar un buen futuro y escribir la historia del mañana con menos hambre, menos pobreza y más solidaridad. Los problemas colectivos que surgen en el devenir histórico deben resolverse con una visión conjunta, pero tomando en cuenta la interdependencia propia de las relaciones entre las naciones, porque cada nación tiene su propia realidad y modo de ser. Para lograr una vida mejor de todos los habitantes del planeta, los gobiernos deben consensuar en temas escabrosos y proponer soluciones a todo lo que afecta y trastoca la felicidad humana. Ello se logra con voluntad, equidad, solidaridad, responsabilidad, pluralidad, dignidad y sustentabilidad. 

En la realidad universal han existido tres grandes sistemas de gobernanza mundial: el primero de ellos se basó en las relaciones de fuerza monopolizadas por los países ricos, privilegiando a los más poderosos bélica y económicamente. El segundo sistema fue el de la ‘seguridad colectiva’, que enaltecieron los pactos y acuerdos internacionales en el siglo XVIII, como la Cruz Roja y las Convenciones de Ginebra con su modelo de caridad. El tercer sistema fue el de la Unión Europea, con países que han sido enemigos, pero que lograron unirse y forjar una causa común a pesar de la reciente salida de los ingleses (brexit). Este modelo político económico hizo germinar la solidaridad entre las naciones porque se ha logrado integrar a los países menos favorecidos en lo económico y auxiliarlos cuando la asfixia económica los atacó. Estos tres modelos de gobernanza han sido enfocados sobre los distintos problemas que produce la realidad estatal y soberanía nacional 
 

Tags