Opinión

¿Qué nos está pasando a los cruceños?

Carlos Pol 30/11/2020 05:00

Escucha esta nota aquí

La creación del Comité pro Santa Cruz tiene origen en dos documentos: la circular del 4 de octubre de 1950, dirigida en consulta a instituciones sociales, autoridades y personalidades del medio sobre la importante iniciativa, y la esquela del 25 de octubre del mismo año. Entre otros razonamientos, el más relevante es el hecho de que “está en la conciencia de todos que lo que falta en nuestro pueblo para conseguir que se respeten sus derechos y se cumplan los deberes que los altos poderes estatales tienen para con él. “Es la unión de sus hijos en un solo interés cruceñista, ajeno a las contingencias políticas y superior a las rivalidades personales”. Además, los mismos documentos, hacían una sucinta relación de los problemas que requerían de mayor y prioritaria atención por los poderes públicos en Santa Cruz.

Bajo esos principios rectores de nuestro pueblo cruceño, fue que nuestro Comité pro Santa Cruz convocó a los partidos políticos y agrupaciones a una Cumbre por la Unidad, para el día jueves 26 de noviembre, con el objetivo de encarar las elecciones subnacionales en conjunto con un solo frente que compita contra el Movimiento al Socialismo (MAS). Sin embargo, el precandidato a la Gobernación por el Movimiento Demócrata Social, Roly Aguilera, fue agredido este jueves por la mañana en su llegada a la Cumbre por la Unidad convocada por el Comité pro Santa Cruz. Donde un grupo de activistas radicales que llegaron a protestar al lugar le lanzaron un huevo a quemarropa mientras la autoridad prestaba declaraciones a la prensa con carácter previo.

¿Qué nos está pasando a los cruceños? Tal situación incomprensible, cruel y perniciosa, que pone en tela de juicio los matices las acciones que nos ha llevado al fracaso y esto es lo que no debe repetirse. Es inconcebible que un líder cruceño asista de buena fe, con desprendimiento y vocación democrática al primer requerimiento de nuestra casa grande de los cruceños a fin de dialogar y aunar esfuerzos para poder competir contra el MAS en las próximas contiendas electorales, reciba un huevazo. ¿Y el diálogo, el respeto y la concertación? ¿Será esta la democracia que queremos? ¿Dónde quedó la empatía cruceña?

Tal acción, es una bochornosa falta de respeto a Roly Aguilera y a todos nosotros, los cruceños. Ya que es inconcebible, funesto y no se puede concebir que cuando nuestra máxima institución moral de los cruceños convoque al diálogo prevaleciendo el interés de nuestra Santa Cruz, unos cuantos angurrientos radicales traten de hacer prevalecer sus intereses personales con violencia e intimidación a huevazos. ¡Que atrocidad! Debemos ser reflexivos, no caer en los radicalismos sesgados. En Santa Cruz tenemos que replantearnos las cosas para que no perdamos el horizonte que muy bien nos refleja nuestra historia, con la génesis de Andrés Ibáñez y su revolución igualitaria que en 1876, la mística soslayada en el Memorándum del 1904 y, sobretodo, los principios rectores de nuestra Revolución del Patujú.

Comentarios