Opinión

¿Quién educa a nuestros hijos?

El Deber logo
4 de octubre de 2017, 4:00 AM
4 de octubre de 2017, 4:00 AM

Estaba conversando con mi madre el otro día sobre los niños de hoy y los de antes y le pregunté ¿cómo nos educaron a mis hermanos y a mí?, a lo que sabiamente me respondió: “Los educábamos nosotros, no como ahora que hay tantas ‘ñañacas’ que no sé ni cómo se pronuncian”, me dijo levantando un poco la voz, y si los dos padres trabajaban se los llevaba a donde las abuelas o algún familiar hasta que los padres lleguen del trabajo.

Continuó diciendo que, durante esas horas, los niños se divertían jugando a la tuja, topo, rayuela y a la carretilla o con juguetes, ahora desconocidos, como el trompo, enchoque, bicu bicu, canicas o con los camiones de madera hechos en la cárcel, y si había viento con un volantín, pues los tiempos cambiaron y ahora ella ve con mucha tristeza cuando sus nietos y bisnietos tienen entretenimiento y ‘ñañacas’ de otro tipo.

En estos días es muy normal ver en todos lados, que los padres para que el niño deje de molestar o de llorar, lo primero que hacen es darle el smartphone, laptop, Ipod o Tablet que, sin duda, son los educadores de nuestros hijos en la actualidad y sin tomar conciencia del daño que estamos ocasionando, sumado a esto están YouTube, Facebook, WhatsApp, Netflix, videojuegos y miles de aplicaciones a las que tienen acceso los niños, donde el sexo está a la orden del día, la violencia y la muerte están mostrándose en la pantalla como algo absolutamente normal, sin darnos cuenta de que esto daña la mente de nuestros hijos. A la larga, tendremos hijos delincuentes y con mentes trastornadas.

La tecnología ha invadido los hogares sin duda alguna, en algunos casos nos facilita la vida, pero en otros nos hace idiotas, los niños se hacen dependientes de los aparatos electrónicos desde muy temprana edad y esto causa problemas en el desarrollo sicomotriz y cognitivo de los niños ‘modernos’. Ellos necesitan jugar y desarrollar habilidades motrices, necesitan también interactuar con las personas y con otros niños, cosa que no sucede porque están sentados todo el día mirando una pantalla. Así concluyó la charla mi madre, que dedicó toda su vida como profesora a educar a niños para que sean hombres de bien y buenos ciudadanos. Padres tomemos conciencia estamos a tiempo.

Tags