Edición Impresa

Rasgos propios de la idiosincrasia

Fernando Rodríguez M 23/11/2020 05:00

Escucha esta nota aquí

Sin ser optimista, parece que en pocos meses se va a poder disponer de una vacuna contra el coronavirus; podrán ser de diferentes empresas farmacéuticas, pero el fin es el mismo, evitar que las personas contraigan ese letal virus que, aunque no hayan afectado la salud, sí nos afectó en nuestra sistema y tipo de vida. Es un caso donde serán muy pequeñas las excepciones, pero los cambios que tuvimos que adoptar y que deberemos seguir teniendo, en menor grado si hay vacuna, igual nos cambió la vida.

Este es un intento de vislumbrar qué va a pasar cuando la vacuna esté comercialmente disponible y que, superados los tremendos inconvenientes de traslado, refrigeración y de cantidades disponibles, llegue por fin a nuestro país. Cuál será el comportamiento de la población en base a las experiencias que vivimos en diferentes aspectos de la cotidianidad y que hacen mucho a la idiosincrasia del boliviano.

En primer lugar, el Gobierno va a dictar un decreto, con demasiados considerandos que nadie lee ni entiende, y con varias resoluciones que dan lugar a interpretaciones diferentes de acuerdo a quien lo lea o le afecte o vea qué provecho sacar.

Obviamente van a tener que establecer prioridad para quienes deberá colocarse la vacuna primero, y seguramente el primer grupo tendrá que ser el personal sanitario, médicos, enfermeras, ayudantes, choferes de ambulancia; es decir todo ese personal que día a día pone en juego su salud para ayudar a los otros a superar el coronavirus. Acá nos vamos a encontrar con un número de enfermeras, ayudantes, choferes de ambulancia que nunca en su vida han trabajo en este sector, pero van a aparecer para estar en primera fila.

Como la disponibilidad de las vacunas debe estar muy controlada, me imagino que van a aparecer en mensajes de WhatsApp, al igual que ofrecen las revisiones técnicas de Tránsito y solo piden sacarse la foto al lado del vehículo y se la envían y después el personaje entrega la revisión, mensajes de personas ofreciendo vacunas y con el servicio adicional de llevarlas a la casa. Cuando llegan con una caja de plastoformo con hielo y sacan la jeringa e inyectan la vacuna. No importa que el nivel de frío para mantener las vacunas sea muy bajo, que necesita freezers especiales, igual van a aparecer estos vividores y van a caer muchos incautos por ahorrarse algunos pesos o por la comodidad de no tener que ir a un hospital.

En algunos lugares de las ciudades, grupos de pobladores van a presentarse en los hospitales exigiendo ser vacunados, sin importar prerrogativas, y si sus deseos no son cumplidos, van a reaccionar destrozando el hospital y eliminando los freezers de vacunas.

Por otra parte, hay algunos grupos de ciudadanos que declaran que no se van a vacunar y van a esperar el curso del tiempo para ver las reacciones de las personas vacunadas. No deja de tener un concepto de seguridad ese tipo de pensamiento, considerando que los tiempos de experimentación para obtener vacunas autorizadas, anteriormente llevaban 8 años y ahora estamos con menos de un año.

Ojalá haya vacunas y ojalá sean disponibles para todos en las mejores condiciones de seguridad y economía.