Edición Impresa

¿“Re-porcentualizando” al MAS ?

Carlos Federico Valverde B 4/10/2020 05:00

Escucha esta nota aquí

Dice Arce Catacora que va a aceptar el resultado de las urnas… siempre y cuando tenga (y obtenga) el número que el TSE obliga a las empresas encuestadoras a “concluir” como parte de la consulta/encuesta que hacen, ahora, telefónicamente, siguiendo una tendencia mundial en el rubro.

A ver… según Arce, G Montaño, el violento Andrónico que quiere hacerse ver como el que toma la posta en la trinchera anárquica dejada por Morales y algún otro trasnochado de violencia simbólica que amenazan convertirla en fáctica, porque en su entender, ellos ya pasaron el 40% de la preferencia electoral, cuando los resultados mostrados fueron claros: CiesMori consultó “intención de voto” y la misma dejó los siguientes resultados: Arce el 30,6; Mesa, un 24,7; LF Camacho, el 12,7%; Chi, el 2,5% y así sucesivamente; de manera que estos son los números arrojados por la consulta y la gente puede constatar en el medio que mire.

Pues, no, en el MAS se “agarran” con uñas y dientes a una caprichosa determinación del TSE que dice que las encuestas de “intención de voto”, deben ser re-porcentualizadas o consolidadas, cuando esa situación es un capricho que ni siquiera es técnico porque, convengamos, la encuesta no es un hecho consumado sino una intención; pregunto, como lo vengo haciendo hace rato… cómo hacés para consolidar una intención que, bien saben los estadígrafos o cualquier otra persona medianamente informada que la intención puede cambiar y que, por lo tanto, no es definitiva y que la llamada porcentualización solo es posible cuando los resultados en las urnas sean inamovibles, es decir, cuando se haya votado.

Lo paradójico de esto es que, desde 1993, cuando en el gobierno de Jaime Paz se decidió la elección de los Notables en la Corte Nacional Electoral, el país nunca objetó una elección y jamás se habló de fraude hasta que en el Gobierno de Morales Ayma se decidió meter a unos delincuentes impresentables que sin empacho alguno decidieron hacer fraude electoral para estar a tono político con los otros impresentables en el TCP, que avalaron la re-re elección, violando la CPE.

Pues es ese MAS, el del fraude el que ahora pone las “reglas de juego” para no violentar al país: dicen que aceptan “el resultado de las encuesta” que los pone a ellos primeros con el re-porcentualizado que no es nada definitivo porque, reitero, la consulta mide intención de voto y jamás puede dar resultados consolidados; recuerden los que leen este trabajo, que hay preguntas sobre “cambio de votos en función a ciertos parámetros o posibilidades”, lo que le da a mi aseveración un argumento más fuerte que la caprichosa y hasta medrosa decisión del TSE que no debe querer hacerse cargo de los cambios que se den el día de la elección donde sí se debe hacer un cambio porcentual de los votos válidos, habida cuenta que en ese momento los votos serán definitivos y corresponde hacer tal operación; hoy, no.
Desde mi punto de vista, la decisión de re-porcentualizar es caprichosa, arbitraria y anacrónica, porque considerar válidos únicamente es ningunear otras manifestaciones de personas que expresan descontento o rechazo mediante el voto nulo o blanco, porque no encuentran en la lista a quién elegir.

Al respecto del voto blanco, el abogado constitucionalista Raúl Parada dice, entre otras cosas, que al “votar en blanco o nulo el ciudadano está ejerciendo un derecho político como elector amparado en sus artículos 11.II, 26.II.2 y 144.II.1” y que tal decisión “no carece de valor jurídico, sino todo lo contrario, al ser calificado como una “abstención activa” es suficiente derecho como para que el mismo “tenga incidencia directa en la conformación porcentual” del resultado final.
Volvamos al tema principal y, convengamos que el MAS ya posicionó su “relato” de resultados, preparando sus propios escenarios A y B.

Veamos en el A. El objetivo es llegar primero a la segunda vuelta; perder en la misma no es derrota para ellos, habida cuenta que después del fraude y la salida rápida de Morales, ese “primer lugar” les da posibilidades de seguir activos y le da “aire” al huido, allá donde se encuentre. El escenario B es violentar al país de manera permanente en Chapare, en sectores de El Alto, Yapacaní, etc, tratando de hacerle la vida imposible al gobierno que venga; para ellos da lo mismo quién sea el que viene, el objetivo seguirán siendo ellos y su sobrevivencia; más allá de Evo Morales.
Vistas como están las cosas, Arce tiene menos posibilidades de aumentar votos; al parecer llegó a su techo, Mesa y Camacho pueden crecer, más el primero que el segundo, siendo además que el ex presidente es el único con posibilidades de llegar a segunda vuelta y, no sólo eso, si logra el voto indeciso y gestiona bien el voto útil, puede igualar e incluso ganar a Arce esa primera vuelta, haciendo menos complicada la segunda y definitiva (esa es entre 2 y directa). Será importante consolidar el senado, donde si gana, deberá hacer acuerdos y pactos, permanentes negociaciones con la tercera fuerza; de eso se construye una mejor democracia, del reconocimiento de los disensos y la posibilidad de acercamientos.
Falta poco, nada es definitivo hasta el 18; reitero, las encuestas solo miden intenciones, nada más.