Edición Impresa

Reactivar el turismo interno

Lupe Cajías 11/12/2020 05:00

Escucha esta nota aquí

El azul del Lago Titicaca luce más brillante que nunca. “Ha rejuvenecido”, comenta una antigua visitante. Mientras los humanos padecían una emergencia sanitaria, el agua se despedía de aceites de motores, basuras y excesos. La playa de Copacabana está limpiecita porque las autoridades municipales están decididas a recobrar su atractivo.

Los lancheros lucen barbijos de diferentes texturas y pintaron de blanco las embarcaciones para atraer al forastero; ofrecen recorridos a las islas de la Luna y del Sol y otros paseos. En el cruce a Tiquina encontré varios grupos de cruceños; algunos llegaban por primera vez; otros repetían el peregrinaje hasta el santuario de la Virgen.

Fue un acierto familiar escoger a la empresa Magri Turismo para volver a caminar por la patria después de tantos meses de forzado encierro urbano. El programa se cumplió puntualmente, acorde a aquello ofrecido en la propaganda: ¡albricias! Tres días en medio de achachilas, gozando aire limpio, agua, sol y buena comida del altiplano.

El Ecolodge es precioso y permite realizar caminatas y visitas con un excelente guía profesional. Es un tiempo único para el turista porque aún no ha hay esa cantidad de gente que suele entorpecer el recorrido por la Isla del Sol. Sobresale el esfuerzo de los comunarios por atender en sus locales con barbijo y suficientes medidas de seguridad.

La sombra es la pelea entre el sur y el norte que mantiene cerrado el ingreso a una parte de las ruinas y ya ocasionó violentos enfrentamientos. Por otra parte, el asfalto de la carretera nueva solo llega a Huarina; después el vehículo sorteará grietas y desvíos, aunque hubo foto de “inauguración”. El otro desaliento es tener que pasar por el desordenado tráfico alteño y la ausencia absoluta de señalética.

También pudimos llegar a Coroico, declarado hace décadas como el primer municipio turístico de Bolivia, más título que realidad. Desde la salida de la tranca, pude comprobar la cantidad de grupos en bicicletas desafiando la “ruta de la muerte”, algunos extranjeros, la mayoría bolivianos.

La carretera muestra la falta de mantenimiento en todos estos meses. La Paz es seguramente uno de los departamentos menos atendidos en su vertebración y la salida a Sud Yungas sigue de tierra y con derrumbes, a pesar de que ahí también había una vez un gran cartel con foto de “inauguración”.

Los turistas que fueron este fin de semana estuvieron bloqueados durante horas por una actividad sindical, como sucedió también hace poco por una proclamación política. Tampoco hay disciplina ni control para evitar los conflictos durante horas por las obras en el ingreso a Coroico. “Nadie hace caso”, explica un agente de tránsito.

Solamente el paisaje fantástico y la permanencia de los últimos restaurantes internacionales (que antes abundaban) compensan la pérdida de ese tiempo en la carretera.

Esta semana El País de España recomendó los 10 sitios imperdibles para conocer América Latina. El primer puesto, por su majestuosidad, es la Amazonia, los parques nacionales y entre ellos el Madidi (lastimosamente amenazado por los interculturales). El segundo es el salar de Uyuni, también en Bolivia.

El Gobierno de Luis Arce aconseja retomar el turismo interno para dinamizar la economía y es una buena idea, ajustando las medidas de bioseguridad y los detalles que desconciertan al visitante. Conocer las orillas del país, sus rostros pluris y multiculturales, es la mejor inversión, la única que no se quema ni se devalúa ni te roban.



Comentarios