Opinión

Reformas a la Justicia

El Deber logo
17 de abril de 2017, 4:00 AM
17 de abril de 2017, 4:00 AM

C on su habitual retórica el Gobierno de Evo Morales anunció una “revolución en la justicia boliviana”. No es casualidad que el tema se amplifique. Faltan pocos meses para las elecciones judiciales, materia esta en la que sigue empecinada la actual administración, pese a los malos resultados obtenidos y al veredicto mayoritario del pueblo que en su momento votó en contra de este procedimiento. 

El Poder Judicial atraviesa al presente uno de sus niveles más bajos en materia cualitativa como consecuencia del retraso en materia de procesos, de su pesada e ineficiente burocracia y sobre todo por su complacencia con el Ejecutivo, lo que ha generado la llamada “judicialización de la política”, alentada esta por el MAS para crearle inconvenientes legales a varios opositores. Así están las cosas.

Por otro lado, desde este medio hemos venido insistiendo en la necesidad de cambiar los códigos Penal y de Procedimientos penales con el fin de disponer de nuevas leyes que sancionen con mayor dureza al delincuente y protejan mejor al ciudadano honesto, hoy indefenso ante tanta criminalidad por causa de normas que favorecen más los derechos humanos del delincuente que los de la víctima. Las propias autoridades del Ejecutivo se han quejado muchas veces por la inexplicable manera en que los jueces tratan a criminales de alta peligrosidad amparados en la laxa legislación vigente. Pues bien, se dice desde las altas esferas que eso “cambiará pronto” y que los nuevos códigos serán “más efectivos”.

Sin embargo, los antecedentes de los consejeros foráneos que está contratando el Gobierno nos hacen ver -con inusitada alarma- que tal vez las nuevas normativas sean aún más laxas que las actuales. El ex juez español Baltasar Garzón y su compatriota Roberto Viciano Pastor junto con dos juristas argentinos, Eugenio Zaffaroni y Carlos Binder, han sido designados asesores oficiales. El ministro de Justicia Héctor Arce mencionó que el doctor Binder participó inclusive en la redacción del proyecto de Código del Sistema Penal boliviano, actualmente considerado en la Cámara de Diputados. En varias ocasiones estos magistrados han tenido insólitas actitudes favorables al criminal en desmedro del inocente de turno. Se dice que uno de estos jueces consideró en la Argentina como “atenuante” -en la horrorosa violación de una niña de 8 años- que el crimen sucedió con luz apagada… El violador estuvo solo 3 años en la cárcel y salió libre, listo para volver a delinquir. ¿Y ahora, quién podrá defendernos? 

Tags