Opinión

Relaciones con Argentina

El Deber 10/5/2017 06:52

Escucha esta nota aquí

El contrato de venta de gas natural de Bolivia a Argentina se ha convertido en el motivo de discrepancias entre los dos países, discrepancias que aumentan conforme se aproxima el invierno, cuando el país vecino necesita todo el gas boliviano comprometido. El ministro de Hidrocarburos, Luis Alberto Sánchez, comenta que el embajador de Argentina, Normando Álvarez, está haciendo política cuando remarca con insistencia que Bolivia no está cumpliendo el contrato de venta de gas a su país.

Por su parte, el embajador argentino replica diciendo que en los ocho primeros días de mayo Bolivia envió a su país 38 millones de m3/d, menos de lo convenido, es decir, que cada día los envíos fueron por un volumen menor en 4,75 millones respecto del convenido, aunque aclaró que, por el momento, no se aplicarán penalidades.

El Gobierno nacional sigue asegurando que podrá cumplir con el contrato, aunque las propias cifras oficiales abren interrogantes al respecto. Por el momento, según cifras de YPFB, la producción está en 60 millones m3/d, lo que no alcanzaría para cubrir la demanda acumulada de 30 millones para Brasil, 20 millones para Argentina y 13 millones para el mercado interno, que suma 63 millones. Dice el ministro Sánchez que las reservas de gas natural están en 10 TCF, lo que sería suficiente para una producción sostenida durante 10 años, pero expertos del ramo dicen que la cifra que da el ministro no es el resultado de una certificación de reservas, que YPFB debería hacer todos los años, pero que no lo hace desde 2013.

El cruce de opiniones se ha complicado con el detalle de que Argentina anunció que, para suplir el gas que Bolivia no podrá enviarle, deberá comprar gas natural desde Chile, del que llega a los puertos de Mejillones o Quintero de ultramar. El precio que Argentina deba pagar por ese gas será el doble del que paga por el gas boliviano. En medio de estas opiniones de ambos lados, queda abierta la duda sobre las reservas de gas con que cuenta el país y la posibilidad de que Argentina aplique las sanciones previstas en el contrato para el caso de que Bolivia no cumpla.

Como lección, y para evitar este tipo de situaciones, sería conveniente que YPFB contrate a la empresa especializada en certificar las reservas y, sobre todo, explique cómo es que la actual producción de gas servirá para atender toda la demanda. 

Comentarios