Opinión

Responsabilidad y transparencia para combatir el coronavirus

El Deber logo
25 de abril de 2020, 12:06 PM
25 de abril de 2020, 12:06 PM

Christopher Gunning, agregado de Prensa de la Embajada de EEUU en La Paz

El gobierno de Estados Unidos de América reconoce que la lucha contra el coronavirus (Covid-19) se logra mejor a través del esfuerzo conjunto y la ciencia. Como parte de la respuesta integral del pueblo estadounidense para derrotar a Covid-19, el Departamento de Estado de Estados Unidos y la Agencia de Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (Usaid) anunciaron el 16 de abril un compromiso de aproximadamente 5.2 millones de bolivianos (750.000 dólares) en cooperación de salud para fortalecer las capacidades en el diagnóstico de Covid-19 y mejorar la vigilancia epidemiológica aquí en Bolivia. Además, el gobierno de Estados Unidos está proporcionando más de 64 millones de dólares a países y organizaciones no gubernamentales en todo el hemisferio occidental para apoyar la lucha contra Covid-19.
 
La Embajada de Estados Unidos desea subrayar los comentarios del Secretario General de las Naciones Unidas, Antonio Guterres, de que Covid-19 "es una amenaza global... y la respuesta a Covid-19 debe ser inclusiva, equitativa y universal para combatir eficazmente el virus".
 
Debemos trabajar juntos de manera transparente y siendo responsables por nuestros actos. La desinformación, la intolerancia y los rumores ponen en peligro nuestros esfuerzos para derrotar a Covid-19. El enfoque colectivo de la comunidad internacional debe basarse en hechos, transparencia y rendición de cuentas. El hecho es que Estados Unidos de América está comprometido a trabajar con los socios internacionales para poner fin a la pandemia de Covid-19, incluso cuando al mismo tiempo estamos enfrentando las repercusiones letales de la enfermedad en nuestro propio hogar.
 
El 24 de abril, el Cónsul general de China en Santa Cruz escribió una columna de opinión que incluyó varias imprecisiones sobre Covid-19. A pesar de las afirmaciones en la columna, los científicos y epidemiólogos de todo el mundo están de acuerdo en que Covid-19 surgió por primera vez en Wuhan, China. De hecho, la primera ciudad cerrada debido a Covid-19 fue Wuhan. Desde que surgió el virus, el gobierno chino no ha sido completamente transparente con respecto a la gravedad de la amenaza. El gobierno chino censuró a los médicos que intentaron advertir al mundo, detuvo las pruebas tempranas de detección del virus y trató de eliminar muestras del virus antes de que pudieran ser analizadas. Hasta el día de hoy, China todavía se niega a compartir la muestra original del virus, que es clave para desarrollar una vacuna.
 
El cónsul chino afirmó que múltiples pandemias que afectaron al mundo comenzaron en Estados Unidos. Específicamente, dijo que el sida comenzó en Estados Unidos. También afirmó que la epidemia de gripe H1N1 del año 2009 se originó en Estados Unidos. Ninguna de estas afirmaciones es cierta, ni es relevante para la pandemia actual.
 
Estados Unidos de América continuará siendo parte de la respuesta global a Covid-19 a través de nuestro apoyo a los socios internacionales y nuestra dedicación al desarrollo de una vacuna para poner fin a la pandemia de una vez por todas. Seguiremos junto a Bolivia para mejorar la vigilancia epidemiológica e insistiremos en que debe existir responsabilidad y transparencia en la lucha universal contra Covid-19.

Tags