Edición Impresa

Salud pública, responsabilidad de todos los niveles del Estado

Ciro Áñez Núñez 20/3/2020 03:00

Escucha esta nota aquí

La Organización Mundial de la Salud (OMS) solicitó a todos los países entrar en cuarentena debido al rápido avance del coronavirus Covid-19 en todo el mundo.

Como consecuencia de la pandemia global, los ciudadanos del municipio de Santa Cruz de la Sierra, el día martes 17 de marzo experimentamos un total desconcierto e incertidumbre jurídica pues por un lado, el Municipio emitió una disposición de emergencia por salud pública denominada “Cuarentena por la Vida” y, a su vez, la presidenta del país, emitió el decreto supremo N° 4196.

Una de las principales contradicciones, es que la primera (Municipio) ordena que nadie salga de sus casas desde el día jueves 19 hasta el día domingo 22 de marzo; y, la segunda (Gobierno central) que a partir de las 18:00 deben quedarse en sus casas.

Convengamos que estamos ante una excepcional crisis sanitaria que pone en riesgo la salud, la vida y la seguridad de todos los bolivianos, por lo tanto, lo que en realidad se requiere y urge, es una declaración de desastre natural sanitario o estado de emergencia sanitaria bien estructurada con toda la normativa marco para que sea eficiente y esto es mediante Ley nacional no solo a punta de decreto.

Si bien mediante Ley N° 602 de fecha 14 de noviembre de 2014, se estableció en sus artículos 39 y 9, que la presidenta mediante decreto puede emitir la declaratoria de desastre y que el Consejo Nacional para la Reducción de Riesgos y Atención de Desastres y/o Emergencias - Conarade, establecerá una instancia de coordinación y articulación interterritorial conformada por representantes de los Comités Departamentales de Reducción de Riesgo y Atención de Desastres - Coderades y Comités Municipales de Reducción de Riesgo y Atención de Desastres - Comurades; sin embargo, en lo personal, considero que al ser necesario restringir o limitar derechos fundamentales (como ser la restricción provisional de la locomoción de los ciudadanos, limitaciones a los derechos laborales, etc.) amerita que la Asamblea Legislativa Plurinacional (ALP) mediante Ley establezcan dichas limitaciones.

La Asamblea Legislativa debió actuar de inmediato elaborando dicha ley pero esto lamentablemente no está ocurriendo. Existe incumplimiento en este sentido y dada la urgencia en las regiones, esto está motivando los conflictos de coordinación entre lo nacional y lo regional.

La salud pública no debe ser materia para ser sometida a campañas políticas. No es cuestión de bonos y demás incentivos que luego podrían verse desnaturalizados con motivos de las campañas políticas.

Lo ideal sería que el gobierno central mediante ley de desastre natural sanitario “integral”, adopte políticas marco de salud, seguridad, complementadas con políticas económicas y financieras (ejemplo, bajar los costos de servicios de luz, agua, paralizar el cobro de intereses por deudas, etc.) además de determinadas limitaciones en el ejercicio de derechos fundamentales, como ser el de locomoción, permitiendo que a partir de dichas normas, las regiones puedan normar internamente acorde a sus realidades y peculiaridades, pues por ejemplo, la situación de Santa Cruz de la Sierra en este tema (hasta la fecha cuenta oficialmente con cuatro casos) no es la misma que la de Potosí (donde no se ha reportado ninguno), por ende las limitaciones de horarios de trabajo o de decidir por implementar una cuarentena serán totalmente diferentes.

En definitiva, la gestión de Salud es una competencia concurrente (art. 35-I de la Constitución), por lo que el nivel central debe promulgar dicha Ley (norma marco) y las entidades territoriales autónomas emitir la reglamentación y ejecución, conforme a su realidad.

No es momento de generar show político. Es de suma importancia la coordinación entre los diferentes niveles de gobierno para evitar el caos.

Exijamos a nuestras autoridades que cumplan sus deberes. En vez de estar buscando rivalidades entre sí, de quien manda más, que la ALP, la presidenta y todas las entidades territoriales autónomas hagan su labor y eviten maltratar al pueblo con tanta incertidumbre y contradicciones.


Comentarios