26 de mayo de 2022, 4:00 AM
26 de mayo de 2022, 4:00 AM


El hospital San Juan de Dios de Santa Cruz ha efectuado 18 paros en los últimos doce meses; dos de ellos se hicieron en las últimas dos semanas; su sindicato pasará a convertirse en el más problemático e insensible con la salud porque con seguridad a estas alturas es el que más veces cerró sus puertas en comparación con otros centros de salud del país.

Haga el lector el ejercicio de poner ‘Hospital San Juan de Dios’ y ‘paro’ en el buscador Google y después del ‘enter’ se encontrará con varias decenas de páginas referidas a las veces que ese nosocomio decidió no trabajar. “Nuevamente hay paro de 24 horas en el hospital San Juan de Dios”, dice el inicio de la nota periodística. Dentro de poco, los paros en ese lugar dejarán de ser noticia; y probablemente merecerá la atención de los medios cuando ocurra lo contrario. Es decir, cuando haya que informar ‘El San Juan de Dios trabaja hoy’. ¿Las razones? Las de siempre: el sindicato dice que las autoridades departamentales no atendieron sus demandas, entre ellas la aprobación del presupuesto para la compra de insumos y el pago de salarios por marzo y abril para el personal contratado por covid-19 sin descuentos por atrasos. El sindicato también pide un consenso para establecer las horas de trabajo de una jornada; pero además denuncian acoso y discriminación al sector. Es decir, todo un cóctel de demandas de las más variadas, para justificar un paro más en su largo historial de no trabajar.

La anterior semana, el lunes 16 para ser precisos, el San Juan de Dios también paró actividades por 12 horas demandando esa vez la institucionalización del personal de contrato, contratos anuales del personal, dotación de uniformes y solución de la dualidad de las direcciones del hospital municipal Julio Manuel Aramayo de San Ignacio de Velasco. Como se verá, en cada paralización hay nuevas demandas, lo que además de las ganas de no trabajar habla mucho de la ‘creatividad’ de los dirigentes de ese sindicato para idear nuevos motivos.

“Este es un hospital del paro; los trabajadores están en paro todo el tiempo y nadie dice nada” reclamaba una paciente hace dos días cuando fue en busca de una ficha para ser atendida por el cardiólogo y se encontró con las puertas cerradas.
La que sí dijo algo es la Gobernación de Santa Cruz: Edil Toledo, director de Gestión Hospitalaria, informó el dato de los 18 paros en 12 meses y dijo que ya hubo acuerdos firmados con el sindicato de trabajadores para resolver sus demandas, que los puntos planteados fueron resueltos y que por eso llama la atención que aun así decidan no atender a los pacientes.

¿En manos de quiénes está ese hospital público? ¿Dónde queda, en este caso, el famoso juramento hipocrático que marca la ética de los médicos bolivianos y de todo el mundo? De sensibilidad, mejor ni se hable. Con tantos paros, queda meridianamente claro que a los médicos, trabajadores y principalmente al sindicato del hospital San Juan de Dios no les importa el sufrimiento de pacientes que acuden en busca de ayuda, que madrugan para hacer colas en busca de una ficha, porque ellos están más preocupados en buscar una fecha para el próximo paro.

Con tal mala fama que ahora tiene, quizá sería más indicado cambiarle el nombre a ese nosocomio que no le hace ningún honor al santo portugués que dedicó su vida a cuidar a los enfermos en Granada, España, en el siglo XVI. Que se llame ‘Hospital de los paros’; eso sería más justo y preciso.

Tags