Escucha esta nota aquí

El Gobierno de Arce Catacora, está repitiendo contra el pueblo cruceño, la misma receta de abusos y persecución política que aplicó Evo Morales, a pesar que dijo en su primer discurso: “Iniciamos una nueva etapa en nuestra historia, queremos hacerlo con un gobierno para todos y todas, sin discriminación de ninguna naturaleza. Nuestro Gobierno buscará unidad para vivir en paz” (Oxigeno.bo/08-11-20).

Me queda claro que estas acciones no son ideadas en Bolivia, son, por el contrario, parte del libreto diseñado por el comunismo transnacional, que cayó con el muro de Berlín y la implosión de la URSS, después de haber asolado muchas naciones y asesinado a más de 100 millones de personas (elmundo.es/20-06-21), ahora camuflados en el Foro de San Pablo/Grupo de Puebla, con ayuda de gringos y europeos afines.

La insensata cantidad de conflictos que se ha creado el Gobierno, al mismo tiempo, con diferentes sectores e instituciones, no es ninguna casualidad, es parte del libreto mencionado. Lo que estamos viendo al presente, es una versión de lo que vivimos en septiembre de 2008, con la Masacre de Porvenir y el Cerco a Santa Cruz.

El masismo, al no poder imponer sus políticas opresoras por la vía democrática, pese a tener todos los poderes secuestrados, excepto el propio pueblo, apeló a la fuerza en el pasado y pretende hacer lo mismo ahora.

En 2008 apeló a lo que García Linera llamó “victoria militar” (Le Monde Diplomatique/23-07-09). Ahora en 2021 están jocheando los petos, para que el pueblo reaccione y justifique medidas de fuerza, incluso con el riesgo de un enfrentamiento civil, de imprevisibles consecuencias.

Los cruceños y bolivianos, debemos conocer esta potencialidad latente, para poder reaccionar adecuadamente en esta coyuntura. Los cruceños, desde el inicio de la república, siempre hemos hecho una resistencia firme, pacífica y democrática, que nos ha dado resultado, no hay para qué cambiar de método. Con ella hemos ganado históricamente todas nuestras luchas, de ayer y de hoy. La última a fines de 2019, con la que obligamos a renunciar al narco tirano, que nos quiso hacer fraude.

Comprendo la indignación de mucha gente valiente, que quiere que respondamos de otra manera. La batalla que estamos librando, no será ganada con la fuerza, sino con la sabiduría. Como decía Gandhi: “La fuerza no proviene de la capacidad física sino de una voluntad indomable”.

Ellos tienen policías, militares, terroristas de las FARC y milicianos como los de Guarayos, nosotros tenemos una voluntad indomable, un pueblo valiente, pacífico y firme, que sabe que lucha por una causa justa, con la ayuda de Dios. Un Dios que nos acompaña desde 1561, porque fuimos creados bajo su protección.

Comentarios