Edición Impresa

Saulo de Tarso, el último converso y lo miserable de ser portavoz, “relatista”

Carlos Federico Valverde B 10/1/2021 05:00

Escucha esta nota aquí

Don Jorge Richter, “vocero” presidencial, encargado de darle consistencia a un relato que aún no logra instalar siquiera una señal de certidumbre, tuvo la mala decisión de expresar: “Alguien con la misma mala fe de siempre intenta establecer un signo de interrogación en lo que se está haciendo (…) para que alguien venga como si existiera un sobreprecio, lo que pasa es que se puede ser miserable en la vida y de muchas formas y una de ellas es tratar de infundir miedo en una sociedad” (EL DEBER /7/01/21-Pág A7).

Eso lo dijo con relación al cuestionamiento de muchos sectores que quieren saber el precio “confidencial” de las vacunas rusas Sputnik, (por cuestiones económicas y comerciales) de las que, en mi caso en particular, quiero saber sólo de la tercera y definitiva prueba que confirme la eficacia que dicen que tiene y, por supuesto, saber su valor, habida cuenta de que en el mundo entero se tienen precios tan diferentes que, lo menos que puede hacer el gobierno es despejar dudas y mostrar “cuánto costó” (unitario y global). Si hay una cláusula de confidencialidad… debió pedir autorización de congreso, vía sesión reservada y tramitar una ley que diga algo así como: dentro de 5 años se podrá conocer el precio de tan estratégico insumo que puede salvar la vida de quienes sean los afortunados de usarlo”, aunque… en ese caso será muy difícil explicar por qué se compran otras vacunas también, si “esas”, que son casi un secreto militar, parecen ser “tan milagrosas, en fin… nos vamos a quedar con la duda y seremos miserables por preguntar el valor que tiene un insumo comprado con la plata del Estado y no del presidente.

Se duda con razón, sobre todo, si el mismo presidente no logra explicar hasta ahora cómo logró tener tanto dinero, cuestionamiento que genera un informe de la UIF que no lo deja muy bien parado. Si el presidente hubiera salido en su momento a explicar cómo tiene lo que tiene y cuáles son las razones por las que, (a decir del informe) hasta sus hijos lograron sendos créditos sin tener respaldos… al menos uno pudiera decir, estamos en buenas manos, pero… nada, de manera tal que… a ser miserables nomás, ejerciendo el bolivianismo que todos llevamos dentro que se expresa en: “desconfiá que no le vas a pelar”.

El portavoz habla más de lo que lo hace el presidente y no dice mucho, sobre lo que el mismo Lic. Arce Catacora (cada vez menos público) parece querer decir y, practica exactamente eso que él parece pretender desterrar, es decir, el rumor malintencionado … tal como ese de que “Bolivia no figuraba en la lista de países con contratos para la adquisición de vacunas y que tuvo que ser el Gobierno el que agilice los cambios en normas para comprar las dosis directamente”, cuando la realidad es que, desde agosto del pasado año el gobierno de Jeanine Áñez estuvo gestionando con todas las farmacéuticas la adquisición de la vacuna (incluso los chinos salieron a decir que efectivamente gestionaron todo con el gobierno anterior). 

En el Gobierno se llegó a asegurar que el trabajo de gestionamiento de vacunas “debió ser hecho por la gestión pasada entre abril y mayo”, cuando en ese tiempo no había vacunas (ver https://www.paginasiete.bo/sociedad/2020/12/28/bolivia-no-figura-en-la-lista-de-paises-con-contratos-para-la-adquisicion-de-vacunas-279348.html.). La crítica era que sólo se tuvo cartas de intenciones, cuando eso fue lo correcto, pero, la cosa es que se hable bien de ellos, como los “hacedores”, aunque sea un secreto el “cómo” se hicieron las cosas.

Richter, a quien se veía como un hombre equilibrado cuando hacía opinión, parece tener el problema de no ser “militante” o al menos, no de la línea dura y como tal, tiene dificultades en saber exactamente lo que debe comunicar; da la impresión de no tener detalles y por eso actúa como una especie de Saulo de Tarso o, si se quiere San Pablo del masismo, es decir el último converso y el más recalcitrante militante que sólo mira para atrás para justificar su presente.

Richter dijo (EL DEBER página y día citados): “hay que señalar algo: en la primera ola hubo una fuerte presencia de la policía y las Fuerzas Armadas, nos llevaron a una cuarentena que era la confección de un estado policial producto de un gobierno no constitucional”, cuando la realidad es que las FFAA y la policía colaboraron (con varias bajas por contagios) en ese primer momento de contención, cuando el mundo entero no sabía de qué se trataba exactamente el Covid-19 y en Bolivia se actuó por miedo, por previsión o por lo que fuere, pero no en la vía represiva, sino de contención y eso no tiene nada que ver con el carácter de un gobierno que no habrá sido un buen gobierno, pero fue legalmente constitucional, pero… el portavoz (me agrada el título que le pusieron) parece no saber que la policía está saliendo a controlar el cumplimiento de horarios y que la nueva aliada del gobierno, me refiero a la coreógrafa y alcaldesa doña Angélica Sosa Arreaza de Perovic, la noche del viernes 8 de enero, comprometió a los militares de la Octava División de Ejército con base en la ciudad más grande del país, es decir Santa Cruz, para que colaboren en tareas de “rastriyaje” y lo que haga falta para contener y frenar el virus, es decir, exactamente lo mismo que lo que se hacía en el gobierno de Añez, pero… esta vez en el gobierno de Arce.

Digo yo, esto de ser el último converso o el último que se descubre (él sabrá), parece ser muy difícil porque hay que convencer a propios (masistas) que se está “por la causa” y, a extraños, de que todo lo anterior no era bueno (así se hayan seguido sus negociaciones) y que de lo que se trata es de “no ser miserables” al desconfiar de quien vino a “salvarnos” del Coronavirus, de la derecha y de cualquier cosa que se le ocurra al presidente, si acaso se le ocurre algo.

Ser portavoz no es necesariamente ser el creador de un “relato” de post verdad; don Jorge Richter está a tiempo de ser lo que de él se conoció, que seguramente es lo que lo puso donde está… lo demás, que se lo deje a los fanáticos, que de esos hay hartos y bastante mediocres, por cierto.



Comentarios