Opinión

Se conforman notorios grupos tácticos policiales

El Deber logo
22 de agosto de 2017, 4:00 AM
22 de agosto de 2017, 4:00 AM

En el cometido institucional de procurar el mayor apoyo posible a la comunidad, brindándole seguridad ciudadana, el Comando Departamental de la Policía de Santa Cruz adoptó la inflexible resolución de conformar grupos tácticos que por su eficiencia y profesionalismo garanticen la consolidación de este esencial cometido, máxime si últimamente vienen proliferando atracos y robos marcados por la violencia, algunos incluso con dramáticos saldos de muertos y heridos, como se sabe.

Somos conscientes de que el hampa no tiene miramientos de ninguna índole y, como señaló el ministro de Gobierno, Carlos Romero Bonifaz, “parecería que los cárteles de Brasil se hubieran puesto de acuerdo” para perpetrar sus fechorías en el país, mayormente en nuestra región. Este género de delitos lleva la siniestra marca de autores extranjeros involucrados en cárteles y comandos organizados que perpetran crímenes incluso con modernas armas automáticas de grueso calibre, algunas de guerra, que -honestamente admitimos- la Policía no dispone. El Gobierno, sin embargo, está empeñado en consolidar financiamientos específicos para posibilitar estas urgentes dotaciones de equipamiento, en la convicción de que se orientan a hacer frente a antisociales altamente peligrosos.
Los grupos tácticos se someten a entrenamientos que los habilitan en el manejo idóneo de armas de fuego, sobre todo en desplazamientos necesarios de índole táctica y con necesarias prácticas de tiro, contexto que constituyen cometidos prioritarios inherentes a un eficiente servicio policial, consecuente con la crucial coyuntura. Mis policías tienen facultades y autoridad para emplear armas de fuego en casos necesarios, en los que no se va a tener contemplaciones, lo que supone un mensaje claro. La drástica y necesaria orden es “no pestañear” cuando un delincuente o una organización esté atentando contra la integridad de la población; ¡vamos a hacer uso de nuestras armas de fuego de acuerdo a la ley!

Paralelamente, he dado la instrucción de que agentes encubiertos de la Felcn actúen sigilosamente en previsión de hechos delictuosos, buscando, por ejemplo, la identificación de expendedores de marihuana en los colegios. En suma, aspiramos a que los mencionados grupos tácticos estén perfectamente habilitados para confrontar con éxito conflictos peligrosos y delincuenciales. Pretendemos, incluso, eliminar de forma ‘quirúrgica’ el hampa, con el óptimo y esencial corolario de neutralizar la zozobra y el peligro que afecta a la sociedad.

En el propósito de que esta labor alcance mayor eficacia, nos proponemos llevar adelante una estrecha coordinación con entidades públicas y privadas que incluso hagan posible simulacros en el objetivo de que el personal civil tenga capacidad y voluntad para coadyuvar a las fuerzas del orden; sobre todo en tareas de evacuación y vías de escape de emergencia. 

En este contexto, recomiendo que cuando retiren importantes cantidades de dinero de instituciones financieras apelen a la Policía para que sus efectivos brinden el respaldo y las garantías pertinentes que eviten atracos, que lamentablemente se dan con frecuencia en desmedro de ciudadanos incautos e imprudentes. Los antisociales “no se paran en chicas” ni tienen consideraciones de índole alguna en el delincuencial afán de consumar atracos, muchas veces tras meticulosos seguimientos. Insto también a la ciudadanía a que, cuando se sufren los denominados ‘secuestros exprés’, se denuncie inmediatamente, se dé parte prolija y responsable a las autoridades policiales y se evite negociar sigilosa y ambiguamente con hampones. Estos carecen del menor escrúpulo y con frecuencia cobran ‘el rescate’, tras el cual no trepidan en asesinar a la víctima secuestrada.

Finalmente, en lo referente a las publicaciones que nos proponemos realizar a través de medios de comunicación, quisiéramos señalar que el Comando Departamental de Policía está empeñado en difundir diversos mensajes con matiz reflexivo y preventivo, con la finalidad de interiorizar a los lectores de contingencias que ameritan ser tenidas en cuenta, para su propio beneficio y el de la comunidad. 

Tags