Edición Impresa

Se inicia un nuevo ciclo

Escucha esta nota aquí

Momento histórico que vivimos. La posesión del flamante gobernador Luis Fernando Camacho, sin duda es como si entrara un aire fresco, de renovación y de esperanza, que todos los conciudadanos de este departamento estamos respirando y que auguramos mejores días para nosotros, nuestros hijos y las futuras generaciones. Desde esta columna al nuevo gobernador y al presidente de la Asamblea Departamental, Zvonko Matkovic Ribera, le hacemos llegar nuestros votos de éxito en esta gestión que se inicia.

Y como todo nuevo ciclo, es deber puntualizar y colocar en agenda pública temas que fueron, son y serán cruciales para el sostenimiento del modelo económico y social que tiene nuestra Región. Está de más decir que los recursos que por ley nos corresponden fruto de regalías, coparticipación tributaria, IDH y asignaciones nacionales deben ser de prioridad y su defensa una obligación.

Pero el tema de las tierras, la agroindustria, el sector forestal, las obras de infraestructura y el soñado Polo de Desarrollo del Sudeste Boliviano, que comprende la explotación de Mutún y la consolidación de Puerto Busch, son temas que deben estar en la agenda permanente.

El caso de las tierras, los avasallamientos y el papel del Consejo Agrario Departamental, que por debilidad política del anterior gobernador no los hicieron funcionar, deben ser instalados y esta instancia deberá regir; como dice la ley; la política de tierras, su uso, los territorios indígenas o también denominadas Tierras Comunitarias de Origen, los Parque Nacionales y las Reservas Forestales deben ser respetados y por ningún motivo dejar que desde las asociaciones cocaleras de Chapare sobrepasen las importantísimas funciones de este Consejo.

Las restricciones que se hacen a las exportaciones cruceñas, es un tema que la Gobernación debe encarar como de prioritaria solución. Las repetidas medidas del Gobierno central, que bajo la mentira del desabastecimiento ha impuesto cupos y trámites obscenos para que se logre las licencias de exportación, es un tema departamental. La agroindustria y el sector forestal son sectores que han invertido, generan empleo y divisas a nuestro departamento, entonces, si este es un patrimonio cruceño, es deber de la Gobernación encararlo y ojalá nunca más volvamos a ver a esos líderes del sector privado cruceño reunidos en Chapare con Evo Morales. Patético y vergonzoso.

Durante toda la gestión del gobernador anterior, este fue un tema ignorado, no se sabe si por comodidad o por conveniencia. Pero que estos sectores estuvieron desamparados de la Gobernación, es un hecho irrefutable.

Hablar del sudeste boliviano, en la anterior gestión fue solo para algunos discursos aislados. Se dejó que el Gobierno central haga y deshaga con Mutún y Puerto Busch. Fueron tan pusilánimes que dejaron que inversiones extranjeras fueran expulsadas, se dejó que la licitación de Mutún se adjudique a una empresa “trucha” de capitales indios que ni siquiera cumplieron con los plazos para iniciar obras de explotación de hierro dejando todo a la suerte, bajo la mirada casi cómplice del anterior gobernador, que incluso llegó a cuestionar el papel de una empresa siderúrgica que estaba instalando altos hornos para la producción de arrabio en la Zona Franca de Puerto Aguirre. Y finalmente la única franja soberana que tenemos en aguas internacionales (Río Paraguay) está en los 46 kilómetros del Corredor Dionisio Foianini en Puerto Busch, olvidada en estrategia y en acciones.

Como estos, seguramente hay muchos temas, pero esta vez, ante el inicio de una nueva gestión en la Gobernación, sin duda el entusiasmo y los anhelos de progreso los renovamos porque estamos hablando de nuestro departamento, de su gente y de sus aspiraciones.



Comentarios