Edición Impresa

Sentido de responsabilidad universal

José Fernando Suárez S 26/11/2020 05:00

Escucha esta nota aquí

En 1989, Dalai Lama mientras recibía el Premio Nobel de La Paz, hizo un discurso que está incluido entre los mejores de la historia. Muchas de sus observaciones quedan vigente ahora después de 31 años.

“No tenemos más remedio que desarrollar lo que yo llamo un sentido de responsabilidad universal. En la actualidad somos realmente una gran familia mundial. Lo que ocurre en una parte del mundo puede afectarnos a todos”.

Un claro ejemplo de esto es el Covid-19, esta enfermedad que ha afectado al mundo entero, luego del primer brote en China fue cuestión de meses para que este virus se haya diseminado por todo el mundo.

Estamos a las puertas de un nuevo rebrote en nuestro país, tomando en cuenta la situación vivida en otras partes del mundo, una aceptación colectiva a volver a la normalidad sin precaución, es inminente que tendremos una segunda ola. Hay un dicho en el fútbol que se enmarca en esta situación: “El que se confía pierde”, en otras palabras, el que se confía se contagia.

Sentido de responsabilidad universal, significa tomar conciencia que nuestras acciones, la de nuestra familia, la de nuestro barrio, la de nuestra sociedad y la de nuestro país va a afectar positivamente o negativamente (según sea el caso) en el mundo.

“La comprensión de que somos básicamente seres humanos semejantes que buscan felicidad e intentan evitar el sufrimiento, es muy útil para desarrollar un sentido de fraternidad, un sentimiento cálido de amor y compasión por los demás. Esto es, a su vez, esencial si queremos sobrevivir en el, cada vez más reducido, mundo en el que vivimos. Porque si cada uno de nosotros buscamos egoístamente solo lo que creemos que nos interesa, sin preocuparnos de las necesidades de los demás, acabaremos no solo haciendo daño a los demás, sino también a nosotros mismos. Este hecho se ha visto claramente a lo largo de este siglo. Sabemos que hacer una guerra nuclear hoy, por ejemplo, sería una forma de suicidio; o que contaminar la atmósfera o el océano para conseguir un beneficio a corto plazo, sería destruir la base misma de la supervivencia”.

Cuánto daño nos hace ver el sufrimiento de alguien que llora la pérdida de un ser querido producto del covid, ver que millares de hectáreas se queman todos los años, ver un tucán asesinado y colgado en un poste de luz en un barrio céntrico de nuestra ciudad. ¡Qué inconscientes somos con nuestra naturaleza, con nuestra sociedad y con nuestro mundo! , es urgente apropiarnos del sentido de responsabilidad universal.



Comentarios