OpiniónOPINIÓN

Sobre las actividades académicas en la Uagrm en tiempos del Covid-19

El Deber logo
30 de abril de 2020, 3:00 AM
30 de abril de 2020, 3:00 AM

Roy Céspedes y María Pía Franco
Docentes de la Uagrm


Ante la noticia en El Deber virtual del 27/04/2020 que titula: La Uagrm estrena plataforma, pero los docentes aún no suben contenidos y los estudiantes se sienten a la deriva, consideramos pertinentes las siguientes precisiones.

Dicen que las crisis ofrecen grandes oportunidades de aprender. Así está ocurriendo en la universidad pública de Santa Cruz: un grupo de docentes de base familiarizados con las tecnologías y con la experiencia de oportunidades previas (paro cívico de octubre, etc.) comenzó por iniciativa propia, el 21 de marzo, la capacitación de cerca de 100 profesores de distintas facultades (incluidas las de provincia) en el uso de herramientas virtuales aplicadas a la educación. Los cursos por zoom vienen dictándose sin pausa 7 días a la semana, a veces en doble turno, por lo que muchos catedráticos trabajaban doble jornada: una en su capacitación y otra en sus propias materias.

También dicen que los cambios más contundentes surgen de adentro. Hoy somos cerca de 700 profesores -de un total aproximado de 1800- los que usamos distintos recursos en las plataformas disponibles, como lo hacen en otras universidades nacionales y extranjeras. Además, se ha logrado ampliar el aforo gracias al pago de las licencias respectivas por iniciativa del profesorado. Esto al margen de las carreras de modalidad virtual y a distancia que existen y de los cursos que ofrece institucionalmente el departamento de tecnología educativa.

Dificultades hay, sin duda: una buena cantidad de los docentes morenianos dictamos entre 4 y 6 asignaturas, cuando en otros países los profesores se especializan en 1 o 2 materias y se dedican a la investigación; tenemos grupos masificados; no contamos con suscripciones a grandes repositorios bibliográficos; nuestros estudiantes acceden con sacrificio a la información disponible en las redes, etc. Estas son nuestras condiciones habituales de trabajo, que se ven agravadas por la actual emergencia en salud y sus repercusiones económicas. También hay disensos, pues se trata de una institución que se asienta sobre la libertad de cátedra y de pensamiento; pero el objetivo común es la formación profesional y humana de la juventud cruceña.

Por todo lo dicho, no es cabal menospreciar o negar la labor emprendida en esta etapa por el estamento docente de la Uagrm, a la que están respondiendo con esfuerzo y deseo de superación muchos universitarios. Cuando volvamos a las aulas -en condiciones aún inciertas- esta comunidad académica renovada, cohesionada por el esfuerzo comprometido y creativo y no por prebendas de campañas, seguirá trabajando por un futuro mejor para la juventud de Santa Cruz y Bolivia con las herramientas propias de su generación.

Tags