Opinión

Sociedad digitalizada

Escucha esta nota aquí

La construcción del conocimiento es el proceso cognitivo más importante que existe para el ser humano, pues le permite generar argumentos, construir escenarios, proveer soluciones y acceder a nuevos conocimientos.

En la era digital y en la cuarta revolución industrial, donde los contenidos nos abordan a una velocidad difícil de digerir, es bueno alertar sobre la toma de conciencia sobre nuestra forma de consumir y aprender.

Recibimos la información de forma pasiva, en un proceso mecánico y asumimos que aprender es recordar algo y repetirlo. Pero el aprendizaje cambia en la era del conocimiento y crece exponencialmente en la era cognitiva.

Cuando la inteligencia artificial se ve involucrada, las recomendaciones de mejora se generan en el mismo momento en el cual se construyen los conocimientos. Este hecho, genera una oportunidad de optimización del aprendizaje.

No obstante, nos vemos rodeados en el medio digital, de ciertos algoritmos que recomiendan la información, casi de manera automática, veloz y supuestamente coordinada con nuestros procesos de aprendizaje.

La pregunta clave es, si somos conscientes de que podemos recibir información del algoritmo, generando búsquedas inteligentes, contrastando la información, contextualizando con criterio, y sobre todo, formando una opinión voluntaria y construida.

Cuanto más uso consciente y constructivo, mejor entrenado estará el algoritmo para enviar la información acorde a nuestra voluntad.

La sociedad de la desinformación, unida a la velocidad descontrolada en la recepción reactiva de contenidos, contribuyen a un exceso peligroso de consumismo en ocio, que lejos de construir, deconstruye al ser humano.

¿Nos hemos preguntado, si somos los pilotos que dirigen la nave o por el contrario recibimos y amoldamos nuestras percepciones a lo que la pequeña o gran pantalla, nos muestra o nos recomienda sin apenas percibirlo?

Lo anteriormente mencionado, tiene un alcance mayor del que parece, pues impacta en el desarrollo cognitivo. Se trata pues, de buscar la información, contextualizarla, contrastarla, verificarla, generar nuevos escenarios derivados de las verificaciones y aumentar el nivel de conciencia sobre la calidad de los contenidos que recibimos de manera automática. En definitiva, generar nuevos escenarios cognitivos a ser posible, no inducidos.

Comentarios