El Deber logo
5 de abril de 2022, 14:45 PM
5 de abril de 2022, 14:45 PM

Por: Elvira Fresco - Gestora de proyectos

Es menester recordar que cuando la situación es buena, hay que disfrutarla; cuando la situación es mala, hay que transformarla. Pero cuando la situación no puede ser transformada, hay que transformarse.

Después de la situación generada por el covid-19, que puso en tela de juicio al actual modelo económico y social, demostrando la vulnerabilidad del sistema, tema que ha llevado a la humanidad a cuestionarse y buscar soluciones hacia un retorno económico que sea verde y sostenible, se ha generado una oportunidad histórica de encaminar la visión empresarial en la senda correcta. 

Para las empresas, la sostenibilidad es una oportunidad clave para incentivar su creatividad y alinearse a las nuevas tendencias que ya están cambiando las cosas en el mundo. La sostenibilidad, en el actual escenario post-covid, funciona como un GPS para las empresas, dándoles las directrices y ubicándolas hacia la senda correcta.

Ha comenzado un tiempo nuevo, sin duda. Los consumidores son más conscientes, observadores, detallistas, más exigentes, necesitan más acciones que palabras y, por ende, buscan empresas más cercanas, locales, digitales, coherentes, justas y transparentes, que incluyan en sus procesos de producción la sostenibilidad. 

Las empresas no deberían perder de vista estas nuevas tendencias, que representan la nueva forma de hacer y gestionar una empresa. 

Hoy la finalidad no es alcanzar solamente objetivos económicos financieros, sino generar ganancias a través de un comportamiento responsable, con una conducción transparente de todo el negocio, con vínculos constructivos con todos los grupos de interés y, sobretodo, con una estrategia de sostenibilidad transversal y vinculada al Core Business.

La sostenibilidad aporta herramientas nuevas y necesarias, quizás no a corto plazo, pero definitivamente sí a largo plazo, para mejorar la vida de todos en sociedad, donde las empresas son un actor clave para el desarrollo. Los directivos que hoy no comprendan ni se suban a este tren ya en marcha a gran velocidad, solo ponen en riesgo la vigencia de sus empresas en el largo plazo y el riesgo de perecer en el camino.

Es imperativo ir construyendo un presente donde la prosperidad económica y la sostenibilidad vayan de la mano, pensando en forma global, pero actuando de manera local.

Tags