Edición Impresa

“Tintas vs. bits”; ¡es el padrón!

Carlos Federico Valverde B 8/11/2020 05:00

Escucha esta nota aquí

El día jueves, 5 de noviembre, inicié mi programa “Sin Compostura” (radio Marítima y Carlos Valverde en la red, en Facebook y YouTube y más de una docena de radios y estaciones de TV en el país) asegurando no haber encontrado elementos técnicos para denunciar fraude electoral; se encuentran errores y cosas que no están bien, aseguré, pero no configuran fraude, al menos, no como se denuncia en varios lugares y por medio de diversas voces, respetables, pero, desde mi punto de vista insuficientes como para insistir en ello o, para acusar a este TSE de haber impulsado un fraude a sabiendas; puede haber negligencia, si se quiere, pero, no creo lo hayan hecho o generado ellos sino que puede venir de tiempo atrás.

Días antes, ya había manifestado que el padrón electoral pudiera ser el problema de la elección, porque este estuvo: mal, o insuficientemente trabajado (al final es lo mismo) y creo que las irregularidades que incluso pudieran configurar fraude se da ahí; digo, si hay fraude, que debe ser probado, pudiera estar ahí, en el padrón electoral, y habría que “comenzar a molestar”, requiriendo por todos los mecanismos posibles para que se efectúe una auditoría forense del padrón biométrico (que está en digital) versus los libros de huellas digitales de la votación electoral 2020 (que están en físico); estos deben ser digitalizados y confrontados (hay programas informáticos que lo hacen de manera sencilla y no muy cara (que sería lo de menos, considerando la necesidad que tenemos de tener una democracia segura). Los libros están en todos los TED del país. Se trata, nada más y nada menos, que digitalizar los libros físicos para cruzar las huellas con el padrón biométrico.

Ya hay incluso hasta números que se arriesgan… sobre huellas falsas; las mismas pusieron incómodo al propio hombre de hielo, es decir Salvador Romero Ballivián, quien es conocido por mantenerse impasible ante cualquier cosa; quiero recordar que la ley acepta o dice que solo puede haber un 5% de margen de error y, si pasa ese número, ya no vale y no sirve; ¿podrá el sistema electoral boliviano confrontar “tintas vs. bits” y salir bien parado? ¡Ese es el tema que debemos exigir, que se haga!

Llegaron a mis manos cartas de ida y vuelta entre el TSE y el Segip; hay “parte de verdad” en cada una de ellas, es decir, en las dos instituciones, pero, parece que nadie tiene la verdad absoluta y me resulta llamativa la tozudez del TSE que se niega a confrontar sus datos contra los de esa institución, entre otras razones, porque el TSE tiene más registros que el Segip y por nada del mundo quiere darle tal “tesoro” al Ministerio de Gobierno o al Ministerio de Justicia, porque son datos privados, situación entendible, pero a ratos poco sustentable porque hay que realizar una contrastación masiva de datos a fin de sanear, de una vez por todas, el padrón que, a decir de Romero Ballivián, tiene una fiabilidad del 98% (si está tan seguro, ¿por qué se niegan a demostrar que no hay nada raro ahí?).

Para nadie es un misterio que en este país muchos muertos han votado en elecciones nacionales, departamentales o municipales y que el Segip lleva muchos años registrando huellas y que una cosa es que esa institución no tenga ordenado o digitalizado su sistema, no significa que no tenga millones de huellas y registros de personas; baste simplemente recordar que en este país la gente debe “renovar” su CI cada cierto tiempo (por motivos de recaudación, entendemos) entonces, los datos están ahí, se sabe que su sistema es viejo, obsoleto o poco ágil y que el del TSE es moderno, pero, eso no significa que no haya huellas acumuladas en el primero; en realidad, “la data del Segip es muy superior a la del padrón... sin embargo, no han podido implementar su biometría.... llegando solo a 3 millones”; desde el TSE aseguran que: “En definitiva, no se puede decir que el Segip tenga un servicio biométrico”; pero eso no significa que no pueda hacer la contrastación; es un tema de “tintas vs. bits”.

¿A qué le teme el TSE? No creo que esto pase por un capricho, simplemente; sé, de buena fuente y la gente de la Agetic puede corroborar lo que digo, que desde allí se les preguntó acerca de su “propuesta de seguridad” y que nunca les respondieron; que allí Agetic, aseguran que, al igual que el Segip han pedido que se abran los datos, que liberen el sistema de Registro: que se muestre cómo han registrado y saneado el padrón si no contrastaron con el Segip, que podrá ser desordenado, pero es la más completa y única base de datos fiable del país, porque ahí están todos: “Los verdaderos y los falsos”.

La pregunta básica es: ¿por qué no hay interoperabilidad entre el padrón y el Segip? ¿Qué se esconde? Y mientras esa pregunta no tenga respuesta, no se puede confiar en el padrón electoral.

Eso es lo que, en pocas letras, creo que hay que hacer; lo dije el mismo día que la vocal del TSE Rosario Baptista Canedo pidió a la OEA realizar una auditoría especializada e independiente al padrón electoral, realizando “una contrastación del padrón biométrico y las nuevas impresiones dactilares tomadas en la lista índice de electores que sufragaron en las elecciones recientes”; la vocal Baptista hizo cuestionamientos serios. Romero dijo que más adelante ella realizará una “aclaración sobre su carta” y ocurrió, tal cual, el viernes mismo; aun así, lo que ella no hizo, fue recoger sus cuestionamientos de fondo, los del 5 de noviembre, entregados a la canciller Longaric para el Sr Almagro, Sec. Gral. de la OEA, y los del mes 07/2020 y, finalmente, los del mismo 5 de noviembre al propio Almagro; todo lo demás son palabras y letras que se pueden “entender”.

Eso está en los medios y en la gente; recordemos, finalmente, que la OEA hizo recomendaciones en 2017; estas no se han cumplido en su totalidad terminando el 2020 y queda claro que es necesario transparentar el padrón y hacer una administración del acto más importante de la democracia (la elección), algo totalmente creíble.

Y no se preocupen, creo que don Salvador “no se va a derretir” si actúa como corresponde; ya pasaron los tiempos en los que se hacía lo que se quería a espaldas de la gente

Están avisados; y como dicen Pedro y Pablo: “La gente quiere saber de qué se trata esta vez”.