Edición Impresa

Transformar la crisis

Pablo Mendieta 9/9/2021 05:00

Escucha esta nota aquí

En estos días la Fundación Friedrich Ebert está presentando en el país una serie de documentos con el título de Transformar la crisis. Comprende cuatro volúmenes sobre reactivación económica, crisis ecológica y extractivista, seguridad alimentaria y digitalización.

La premisa de esta serie es que la crisis global por la pandemia, con todo el dolor que ha causado en diversos ámbitos, puede transformarse en una ocasión para replantearse como sociedad, para contribuir de esa forma al proyecto de transformación social y ecológica que propugna esta institución.

Merece una mención especial el hecho de que estos cuatro libros no están destinado solo a un segmento especializado de la población, sino al público en general, quienes encontrarán textos diversos y de fácil lectura sobre temas relevantes a la actualidad.

Rescato de la presentación a la que asistí los énfasis en diversificación de Andrés Peñaranda, en la importancia del sector privado de Lucía Casanovas, en la necesidad de un plan de reactivación de Alberto Bonadona y la importancia de las áreas protegidas y su contribución al desarrollo de Alfonso Malky.

El tema es relevante porque a nivel mundial existen diversas opiniones sobre el legado que dejará la pandemia. Unas dicen que provocará un cambio completo en la humanidad, mientras que otros apuntan a que solo es temporal y volveremos a la vieja normalidad.

Por ejemplo, cuando al economista chileno – estadounidense Sebastián Edwards le preguntaron al respecto, mencionó que no sabía si tendremos una nueva humanidad, pero sí le quedaba claro que heredaremos una que se lave más las manos.

¿Cómo nos ha cambiado la crisis pandémica global?

En primer lugar, nos ha hecho replantear las prioridades en el corto plazo. A nivel personal, cuando nos vemos con otras personas preguntamos por su salud, no por cortesía, sino por un genuino interés por conocer su bienestar.

A nivel empresarial y familiar, los gastos menos relevantes han sido o disminuidos o completamente eliminados, centrándonos en los elementos que son más relevantes para la sobrevivencia de las firmas y los hogares.

Y, en segundo lugar, ha hecho que nos reinventemos de distintas formas. De la certidumbre previa y la concreción de los viejos planes, hoy estamos planteando nuevas formas de hacer lo de siempre, pero también nuevos productos y servicios.

No debemos desaprovechar la oportunidad de completar ciertas tareas como digitalizar varias funciones, en particular las que implican trámites. Volver a la fotocopia y a lo analógico sería, por decir lo menos, anacrónico.

En lo organizacional, la pandemia nos ha mostrado el valor de la asociatividad y el gregarismo, aquella tendencia a agruparnos y reunirnos. Juntos podemos alcanzar más y mejores objetivos. Esto va desde la familia hasta las asociaciones empresariales, donde hemos compartido experiencias y estrategias.

También debemos añadir a nuestro quehacer y planificación la gestión de riesgos. Es decir, hacernos la pregunta de cómo reaccionaríamos frente a diversos sucesos como enfermedades, problemas sociales, desastres naturales y el cambio climático.

Esto no es exclusivo de las empresas y organizaciones, sino que debemos ampliar las redes de protección social para las familias. Cuando llegó la pandemia solo sabíamos cuántos pobres había, pero no los teníamos localizados e identificados para proveerles ayuda.

Finalmente, es cierto que ahora tenemos una actitud cauta frente al final de la pandemia, pero no nos olvidemos lo que sucedió hace un centenar de años cuando terminó la gripe española y la Primera Guerra Mundial.

El académico de la universidad de Yale Nicholas Christakis considera que podríamos tener algo parecido a los “locos años 20”, similares a los de hace un siglo, cuando la gente exhibió derroche económico y desenfreno. Por eso no es extraño que el turismo se perfile como una actividad promisoria pospandemia.

Aunque existe polémica al respecto, recordemos que algunos señalan que en chino crisis y oportunidades van juntos.

Pablo Mendieta es Economista



Comentarios