Opinión

Transgénicos: ¿por qué no escuchar a expertos?

Gary Rodriguez 28/5/2017 04:00

Escucha esta nota aquí

El 29 de junio del 2016 se publicó una inédita carta apoyando los alimentos genéticamente modificados, por parte de renombrados premios nobel, físicos, químicos y médicos, principalmente. 
Son 123 los premios nobel que respaldan los cultivos transgénicos diciendo que: 1) No dañan a la salud; 2) Son amigables con el medioambiente; 3) Benefician a los agricultores. 


La indicada carta referida in extenso señala lo siguiente:
“A los líderes de Greenpeace, las Naciones Unidas y gobiernos del mundo:
El Programa de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) ha dicho que la producción de alimentos, forraje y fibra deberá casi duplicarse para el 2025, a fin de cumplir con las demandas de una población creciente. 


Las organizaciones que se oponen a las tecnologías modernas para el mejoramiento de cultivos, con Greenpeace, han negado repetidamente estos hechos oponiéndose a las innovaciones en biotecnología agrícola. Han tergiversado sus riesgos, beneficios e impactos, y han apoyado la destrucción criminal de cultivos en campos de prueba y proyectos de investigación.


Instamos a Greenpeace y sus partidarios a re-examinar la experiencia de los agricultores y consumidores a escala mundial con los cultivos y alimentos mejorados por la biotecnología, a que reconozcan los hallazgos de asociaciones científicas y agencias regulatorias, y a abandonar su campaña contra los Organismos Genéticamente Modificados (OGM) en general y en particular contra el Arroz Dorado.


Las agencias científicas y de regulación alrededor del mundo han encontrado de manera consistente y repetidamente, que los cultivos y alimentos mejorados a través de la biotecnología son seguros, incluso más seguros que aquellos derivados de otros métodos de producción. Nunca ha habido un solo caso confirmado de algún resultado negativo por su consumo en desmedro de la salud humana o animal. Sus impactos ambientales han probado repetidamente ser menos dañinos al mismo, y una bendición para la biodiversidad global.


Greenpeace ha encabezado la oposición hacía el arroz dorado, que tiene el potencial de reducir o eliminar muchas de las enfermedades y muertes causadas por la deficiencia causada por la deficiencia de la vitamina A (DVA), mal que tiene impacto en África y el Sureste de Asia.


La Organización Mundial de la Salud estima que 250 millones de personas sufren de DVA, incluyendo el 40% de los niños menores de cinco años en países en desarrollo. Tomando como base las estadísticas de la Unicef, un total de uno a dos millones de muertes se pueden prevenir anualmente como resultado de DVA, porque compromete al sistema inmune, poniendo en alto riesgo a niños y bebés. 
La DVA en sí es la principal causa de ceguera infantil que afecta globalmente de 250.000 a 500.000 niños cada año.


Mitad de ellos mueren dentro de los 12 meses luego de haber perdido la visión.
Hacemos un llamado a Greenpeace a cesar y desistir en su campaña especialmente contra el arroz dorado, y otros cultivos y alimentos mejorados a través de la biotecnología en general. 


Hacemos un llamado a los gobiernos del mundo a rechazar la campaña de Greenpeace en contra del arroz dorado específicamente, además de cultivos y alimentos mejorados a través de la biotecnología en general; y, de que puedan hacer todo lo que esté en su poder para oponerse a las acciones de Greenpeace y acelerar el acceso para granjeros y productores a todas las herramientas de la biología moderna, especialmente semillas mejoradas a través de la biotecnología. La oposición basada en emociones y dogma que contradicen la información, debe ser detenida.
¿Cuánta gente pobre más en el mundo debe morir antes de que estas acciones de activismo sean consideradas un crimen contra la humanidad? 

Tags

Comentarios