Edición Impresa

Un cafetal del tamaño de Bolivia

Carlos Hugo Molina 20/7/2021 05:00

Escucha esta nota aquí

Dicen que todos los días, en el planeta, se beben entre 1.600 y 2 mil millones de tazas de café. El 65% de ellas se toman por la mañana. Ingresar al buscador y realizar consultas, resulta motivante y provocador. Más de 25 millones de fincas familiares en unos ochenta países cultivan alrededor de 15.000 millones de cafetos, y la producción de uno de ellos, termina en nuestra taza.

“El 96% de la producción de café en Bolivia se concentra en las provincias de Caranavi, Nor y Sud Yungas del departamento de La Paz, la especie que se produce es la Arábica, seguido por Santa Cruz con un 3% y Cochabamba con un 1%.” El Takesi está calificado como el mejor café boliviano.

Brasil es el principal exportador de café por un valor de 4.360 millones de dólares cuya producción alcanza el 23% de las exportaciones mundiales, seguido de Vietnam 15%, Colombia 12% y Honduras con el 6%. Bolivia es el 74º proveedor con una participación del 0.03% del total exportado a nivel mundial en la gestión 2018.

Hace unos días realicé una provocación en las redes sociales utilizando el aroma del café. Varias lecciones fueron verificadas en el debate; la primera que a pesar de las dificultades generadas por la pandemia y la crisis económica que vivimos, no perdemos el valor de lo cotidiano y mantenemos el gusto de compartir una taza de café. Queda claro que todos estamos dispuestos a socializar momentos y experiencias buenas pues en las más de 50.000 interacciones que se generaron en dos días, no existió un solo comentario negativo que le quitara el espíritu festivo con el que nos recreamos con el perfume humeante.

Los comentarios me llevaron a valorar la existencia de esfuerzos humanos que producen, se superan y lo comparten. En calidad, tenemos un café (en sus diferentes versiones y origen) que compite, primero con nuestra propia necesidad de buen sabor, y segundo con el que nos llega de fuera. Aquí no hay chovinismo, es la verdad contundente. Quien quiera tener una opción de calidad, sabor y precio, la tiene al alcance de la mano.

Al volver los ojos a nuestras capacidades, estamos confiando en nuestras propias fuerzas y en ese momento valoramos a quienes están apostando por una forma de vida, relacionamiento y de trabajo digno, que se acerca más a nuestro ideal de convivencia humana.

Mi experiencia municipalista me llevó a recuperar el valor del desarrollo económico local, del turismo rural, provinciano, campesino, en su relación con la ciudad. Ellos producen para consumidores que estamos principalmente en las ciudades. Gracias a quienes nos ayudan a alegrarnos un ratito el día, a quienes apuestan por el futuro y desde un cafetal, nos miran sonrientes.

Sería muy útil para el consumidor y para el productor directo, utilizar nuestras redes para alentar a nuestros productores de café de marcas emergentes, que necesitan ser conocidas, y con nuestra degustación empezarán a competir con las marcas que ocupan los espacios comerciales. La lista, incompleta pero contundente, pasa por el café Minga, Cuevas, Ateneo, Buena Vista, AMÉ, Ideal y sigue con Makanaté de la TCO chiquitana Monteverde, Patrimonio, Amboró, Yungas, El Torno, Don Isidro, Coroicafé… cada uno diferente y con sabores particulares dependiendo de la zona, el barista, la mano del maestro tostador y la variedad. Ahora que estamos aprendiendo a conocerlos y valorarlos., (no se puede valorar lo que no se conoce), seamos gratamente felices todas las mañanas gracias a esta cadena productiva y trabajadora.

Creo que todos somos conscientes de la importancia de este oficio de divulgar lo nuestro que además, es bueno. Se trata de poner en valor una producción local, que compite en calidad internacional. Tod@s tomamos café, todo el tiempo; la oferta internacional se encarga de posicionar sus productos de marca y nos corresponde a nosotros valorar lo nuestro. Y, en segundo lugar, se trata de reconocer el desarrollo de una cultura producto de la modernidad, que debe expresarse en un consumo responsable.

Tenemos opción de elegir. Démosle una oportunidad a uno de los mejores cafés del mundo. Compromete que tu próxima taza de café será de un café boliviano, y ayudemos a construir un cafetal que tenga el tamaño de Bolivia.

Carlos Hugo Molina - Ágora Republicana / Director del Cepad

Comentarios