Edición Impresa

Un ciudadano un voto

Juan Manuel Arias Castro 22/5/2020 03:00

Escucha esta nota aquí

Las próximas elecciones nacionales para elegir nuestras nuevas autoridades nacionales, Ejecutivo y Congreso Nacional, deben ser diferentes y se debe corregir las desigualdades que hoy existen en la delimitación de las Circunscripciones Electorales. Según la Constitución Política del Estado nuestro país vive en una democracia representativa donde los ciudadanos están o deberían estar representados en el Congreso en igualdad, donde un parlamentario tiene el mismo peso y la misma representación que otro. Sin embargo, esto no es así.

La primera desigualdad se presenta en la asignación de escaños por departamentos. La actual asignación viola el principio de un ciudadano un voto. Es tan desequilibrado el actual modelo que diez mil electores en el departamento de Pando hacen a un diputado, mientras que en Santa Cruz se necesitan cien mil electores para elegir a ese mismo diputado.

La segunda desigualdad se da cuando se crearon las circunscripciones especiales o indígenas, ya que establece dos tipos de ciudadanos, unos sometidos a la democracia representativa y otros a usos y costumbres.

La tercer desigualdad se da entre el campo y las ciudades, el área rural tiene mayor representación parlamentaria que el área urbana, siendo la población urbana mucho mayor que la rural. Paremos un poco es este punto. Según el último Censo poblacional, base de la construcción de esta aberración legislativa, y basado en estadísticas que figuran en el sitio oficial del Instituto Nacional de Estadística (INE) de los 11.570.254 habitantes que hay en todo el territorio nacional, 7.786.781 ciudadanos viven en áreas urbanas y los restantes 3.784.954 en área rurales, en términos porcentuales esto significa 67,3% y 32,7%, respectivamente. Es decir, 67,3% de la población boliviana reside en área urbana y el restante 32,7% en área rural. Según la misma fuente, la población urbana crece a un equivalente al 4,9 puntos porcentuales. Observando la tasa anual de crecimiento en la última década, el ritmo de crecimiento anual registrado en áreas urbanas fue poco más de cinco veces que en áreas rurales. Pero como todo es al revés en nuestro país, se subraya que esta situación en términos de representación parlamentaria es justamente la inversa. Hoy el área rural tiene más peso representativo que el área urbana, con un agravante: el crecimiento de la población urbana es creciente, mientras que la población rural es decreciente.

Así como estamos Bolivia es inviable, por ese motivo cabe apoyar y destacar la Acción de Inconstitucionalidad Abstracta presentada por la Senadora Carmen Eva Gonzales al Tribunal Constitucional Plurinacional (TCP) impugnando la Ley 421 de Distribución de Escaños entre Departamentos, por ser una Ley discriminatoria que rompe los Principios de Proporcionalidad y de Igualdad que debemos tener todos los bolivianos en el ejercicio de la representación democrática. En rueda de prensa ella señaló “Actualmente el voto de un boliviano en el área rural vale casi tres veces más que de uno que vive en la ciudad. No es posible que el 70% de la distribución de los diputados uninominales correspondan al área rural y tan solo el 30% al área urbana, cuando en las ciudades está la mayor concentración de población".

La pandemia va a pasar y los casos de corrupción deben ser castigados con la Ley, lo cual no significa que debemos alejarnos de los temas transcendentales y el principio de un ciudadano un voto es tremendamente importante.