Opinión

EDITORIAL

Un escenario electoral abierto

Editorial El Deber 11/10/2019 03:00

Escucha esta nota aquí

Ha comenzado la última etapa de las elecciones. También se inició el tiempo del rosario de promesas y el de la guerra sucia en las redes sociales. Si la campaña fue aburrida hasta ahora, hay que prepararse para observar la carrera desesperada de los partidos y sus candidatos: el MAS para ganar en primera vuelta; Comunidad Ciudadana para forzar la segunda vuelta; Óscar Ortiz por crecer para que el Movimiento Demócrata sea competitivo en las elecciones subnacionales, mientras que cinco fuerzas políticas luchan para no perder la sigla.

Los últimos días de la campaña electoral serán intensos y significarán una lucha voto a voto por conquistar a los electores. Tras la publicación de la última encuesta de intención de voto de CiesMori para EL DEBER, queda claro que la diferencia entre los dos primeros puede moverse en esta recta final, que más del 11% de indecisos son los que ahora tienen el poder de mover la balanza y definir el próximo mandato nacional.

Evo Morales lleva la delantera con el 9,3% y está muy cerca de ganar en primera vuelta. Le sigue Carlos Mesa, quien es la mayor amenaza para que el oficialismo cumpla su objetivo; que el tercero, Óscar Ortiz, está muy distante (7,8%), con escasa posibilidad de competir por el segundo lugar y que es el que más ha perdido apoyo en las últimas semanas, al punto de que puede convertirse en cuarto, por el ascenso de Chi Hyun Chung del PDC.

Lo que también queda claro es que, con la fotografía de la encuesta, la gobernabilidad del país será diferente desde enero del siguiente año. Si Evo Morales alcanza el 40% es poco probable que tenga dos tercios en la Asamblea Legislativa, lo que lo obligará a buscar consensos con la oposición o podría también significar que aumente la presión de los movimientos sociales afines al MAS para que los proyectos del Gobierno fluyan a pesar de la oposición.

Si Mesa llegara a ganar en segunda vuelta, su tarea tampoco será sencilla porque se enfrentará a un Legislativo donde puede haber una mayoría opositora, planteando un nuevo escenario para el país.

Lo favorable es que las decisiones dejarán de ser unilaterales y que la búsqueda de consensos implicará escuchar a las regiones y a los sectores.

La encuesta también sorprende con la emergencia de un candidato ‘ousider’ (no perteneciente a la clase política tradicional) que es Chi Hyun Chung, que sustituyó a Jaime Paz Zamora en el Partido Demócrata Cristiano. Desde su irrupción en la arena electoral hizo declaraciones mediáticas y polémicas, siguiendo las recetas de Donald Trump en EEUU y de Jair Bolsonaro en Brasil.

Poco se sabe de su plan de gobierno y probablemente el apoyo que cosecha tiene más que ver con el descontento popular que con el personaje en sí mismo. En todo caso, su presencia interpela a los otros postulantes, que fueron incapaces de hilar un relato que sea convincente y capaz de seducir a los electores.

A estas alturas de la elección, la encuesta también muestra que, si la oposición se hubiera unido, estaría con más del 50% de intención de voto del electorado y que, si hay una segunda vuelta entre Evo Morales y Carlos Mesa, habría mayor respaldo por el primero que por el segundo.

Queda poco más de una semana para las elecciones nacionales, el panorama está abierto y cualquier paso en falso de uno de los candidatos significará su ascenso o su caída irremediable.

Aunque la tendencia es decir que los votos se emiten más sobre la base de la emoción que de la razón, no hay que perder la esperanza de que los ciudadanos piensen y decidan con la cabeza fría y asumiendo la responsabilidad del futuro que construirán para el próximo quinquenio.