OpiniónOPINIÓN

¿Un “New Deal” a la boliviana

26 de abril de 2020, 3:00 AM
26 de abril de 2020, 3:00 AM

El “New Deal” (nuevo acuerdo) fue un extenso programa que aplicó el presidente norteamericano Franklin Delano Roosevelt en 1933 para enfrentar el llamado Crack del 29, talvez la peor crisis en la historia de Wall Street. El propósito era “recuperar el sistema financiero, regular la libre empresa y sobre todo, asistir al gran número de desempleados”. 

Parte de dicho plan fue la construcción de grandes obras públicas a fin de ofrecer mayor fuente de trabajo. La idea era que el Estado debía ser más interventor y velar no solo por la seguridad social, sino también por la economía (El Deber, 21/04/2020).

En el idioma chino, la palabra crisis está formada por dos caracteres: el primero significa peligro y el segundo expresa oportunidad. Al presente, Bolivia viene enfrentando una tragedia sin par; sin embargo, puede ser la gran ocasión para que nos miremos de un modo diferente y también se ejecuten reformas profundas del Estado, que por circunstancias del pasado, no se atrevieron a realizarlas.

Bolivia ha vivido difíciles momentos en el pasado, pero con estoicismo supo sobrellevarlos en el tiempo. Como ejemplos, sólo basta citar las guerras internacionales con países vecinos, la hambruna y las epidemias entre 1878 y 1879, las hiperinflación de mitad del siglo XX, que llegó a ser la más alta de América Latina para ese entonces, o la última superinflación, que en 1985 alcanzó el 8.171% (O. Morales 2017). Un nuevo gobierno tuvo que tomar medidas correctivas de ajustes duras, conocidas como la Nueva Política Económica. 

La creación del Fondo de Emergencia Social (FES) fue una de las iniciativas adoptadas, para que en vez de proceder a otorgar subsidios directos a la población, se organizó un plan de obras de infraestructura, dirigido especialmente a los sectores de menores recursos y a las zonas más alejadas, a fin de combatir el desempleo.

Se conformó en dos o tres semanas una verdadera agenda nacional, programática y de institucionalidad democrática de diez puntos que los líderes y partidos políticos firmantes se comprometían a ejecutar y sostener
En economía política, también se ha sabido cumplir responsablemente con el país. El 9 de julio de 1992, durante la presidencia de Jaime Paz, se firmó un acuerdo de diez puntos entre los líderes de las principales fuerzas políticas bolivianas “en un rango de madurez sin precedentes en nuestra historia y sin parangón en América Latina” (C. de Mesa, 2007). 

Entre otras medias, se definió el nombramiento de los miembros de la Corte Suprema y el Contralor de la República, por dos tercios de votos del Parlamento, al igual que una nueva Corte Nacional Electoral, garantizando de este modo elecciones nacionales y municipales limpias, devolviendo así la fe a los ciudadanos, se viabilizó las nuevas reformas de la Constitución y de la educación. 

Como vemos, Bolivia ha sabido afrontar a grandes desafíos. La pandemia del coronavirus reclama soluciones creativas inmediatas, sea de orden público, político como privado para resistir a un enemigo invisible que agrede a todos por igual. Nadie está a salvo. A diferencia de otras crisis, la responsabilidad no solo incluye a los poderes estatales, involucra también a la propia ciudadanía. Cada cual carga sobre sus espaldas una obligación a cumplir. 

¿De qué sirven más hospitales con más respiradores, si la gente continúa campeándose por calles y avenidas, desparramando el virus por todas partes? o ¿de qué sirve el cumplimiento obligatorio de la gente a instructivos sanitarios, si los gobiernos nacional y subnacionales no cumplen con la Constitución y las leyes?.

Un acuerdo social público y privado es inevitable. Dicho pacto dará mayor confianza y seguridad, no sólo al país como también a nuestros financiadores, sabiendo de antemano que habrá estabilidad social y política. Este paso crucial exige generosidad, lealtad y cumplimiento de la palabra empeñada. ¿Será que los bolivianos están a la altura de las grandes necesidades de la Patria que hoy como nunca convoca a todos sin excepción?.



Tags