24 de junio de 2023, 7:00 AM
24 de junio de 2023, 7:00 AM

Santa Cruz de la Sierra crece como ninguna otra ciudad del país, pero lo hace de manera caótica, sin poder encontrar solución definitiva a problemas recurrentes. Su rápido crecimiento urbano –alimentado por altas tasas de migración–, ha provocado que aparezcan focos de saturación en cada uno de sus distritos, algunos de los cuales ya superan los 200.000 habitantes. Los mercados desbordados, el comercio informal en espacios públicos, las ferias itinerantes asentadas en vías principales y un sistema de transporte público que converge en esos lugares, son los principales motivos del desorden.

Los esfuerzos por reordenar la ciudad han sido numerosos. Las autoridades municipales de turno han tratado de llevar los centros de abastecimiento a los distritos, y para ello han construido ‘mercados modelo’ en barrios periféricos. Se han preocupado de que los nuevos establecimientos tengan mejor infraestructura (estacionamiento, guarderías, tratamiento de residuos, etc.), mejor salubridad, mejor ornato y mayor seguridad. Aun con tales ventajas, los nuevos mercados continúan siendo subutilizados y los centros tradicionales siguen arrastrando la saturación de siempre.

Políticas fallidas como la mencionada hacen que el caos brote en diversos puntos de su mancha metropolitana. La informalidad gana presencia en todos los barrios, la circulación vehicular y peatonal se complica en las vías, se destruye el ornato público, aumenta la contaminación ambiental y la inseguridad. Los vecinos protestan por tener el caos en las puertas de sus domicilios, pero nadie los escucha. Más bien, el sistema parece haberse acoplado a la informalidad, pues hasta se cobra por tener el derecho de ocupar espacios públicos, situación propicia para que aumente la corrupción.

Cabe preguntarse si los planes de reordenamiento urbano han tenido mejores resultados en otras ciudades capitales del país. Una simple observación de diferentes centros de abastecimientos de la ciudad de La Paz, por ejemplo, permite concluir que allí hay un poco más de orden, de limpieza; hay mercados donde se puede circular por sus pasillos y por sus vías aledañas; hay vendedores que mantienen sus puestos inmaculados, que utilizan delantales, gorros y guantes, que cumplen las normas. ¿Qué han hecho diferente los paceños para tener una urbe un poco más habitable?

Quizá se puede ensayar la hipótesis de que La Paz ha tenido una visión más integral y de más largo plazo en materia de reordenamiento urbano, sobre todo en la regulación de sus más de 80 mercados distritales y de algunas ferias itinerantes. Las sucesivas gestiones municipales han trabajado sobre estudios de las características sociodemográficas de vendedores y compradores, sobre el diseño de infraestructura y de su aforo, y sobre los servicios que se ofrecen y cómo se gestionan.

Han identificado las razones por las que los consumidores van a un centro de abastecimiento (cercanía, variedad, precio, calidad) y si prefieren un mercado o un supermercado. Han censado a todos los vendedores y les han entregado su registro con tarjeta electrónica. Han creado los llamados “mercados maravillosos” y los han premiado por sus condiciones de salubridad, seguridad, tratamiento de residuos orgánicos, y por sus accesos a personas con capacidades diferentes. Han hecho gestión para que las cadenas agroalimentarias fluyan de la mejor manera, sin colapsar el tráfico vehicular. Y no han permitido el asentamiento de vendedores ambulantes.

Por supuesto que La Paz tiene problemas particulares que resolver y que Santa Cruz tiene mayores retos de crecimiento poblacional que la capital paceña. Salvando las diferencias, está claro que el municipio cruceño debe encarar su reordenamiento con una visión más integral, con un alcance metropolitano y con una gestión que tenga continuidad en el tiempo. Y no estaría de más, que todo esto venga acompañado de una intensa campaña de educación, para que los propios cruceños aprendan a respetar las normas y a cuidar su ciudad que los acoge con tanta generosidad.

Tags