Edición Impresa

OPINIÓN

Un respirador habría salvado su vida...

13/6/2020 03:00

Escucha esta nota aquí

Katherine Oblitas B. - Abogada


Qué dolor e impotencia leer esta noticia e imaginar que en un depósito están votados 170 respiradores incompletos e inservibles, que para lo único que sirvieron fue para que un grupo de seres inhumanos y sin escrúpulos aprovechen la oportunidad de delinquir atentando con la esperanza de vida de un pueblo que está luchando por vivir.

"Murió Nancy Andia. El Covid-19 ha hecho que su muerte sea más cruel y dolorosa", este titular lo leí en el portal de un médico muy valorado por su calidad humana y solidaria, que hace pocos días clamaba por ayuda para salvar la vida de esta mujer, quien deambuló durante días en busca de un centro que le brinde oxígeno porque no podía respirar, el no encontrar un ventilador libre en toda la ciudad ha acabado con su vida, sus sueños y ocasionado el dolor de toda una familia.

Vi con tanta esperanza y fe que nuestra presidenta tomaba las riendas de la administración de nuestro país con firmeza y pasión, que creí con tesón que las cosas cambiarían, peleé contra muchos que pensaban que era más de lo mismo, respondí a todo comentario malicioso y crítica dañina en contra de esta nueva gestión; sin embargo creo que nuevamente los mismos actores delincuenciales disfrazados de técnicos y expertos políticos han copado hábilmente las instituciones para enriquecer sus bolsillos en un tiempo récord.

Esta gestión transitoria que fue tan importante en nuestra reivindicación y lucha se está equivocando de la peor manera y en uno de los peores momentos de la historia de nuestra civilización, el pretender hacer política en una crisis humanitaria es deplorable...

Escuché cuando empezaba esta pandemia una conferencia de un profesional boliviano que llegó de Harvard para asesorar y comandar como Embajador Científico en esta crisis de salud, qué esperanzador sonó a mis oídos, y con convicción me aferraba a la idea que las cosas se estaban haciendo bien. Habían planificado todo, compra de equipos, reactivos y lo necesario para combatir esta difícil situación.

Han pasado más de 70 días ¿dónde están esos 500 primeros respiradores que se prometieron en esa promocionada y rimbombante conferencia? No quiero pensar que solo era proselitismo al mero estilo que nos cansamos de escuchar por muchos años.

Con mucha impotencia y rabia les pido a quienes nos gobiernan que tengan misericordia y lástima. Deténganse y piensen que Nancy pudo haber sido cualquiera de sus familiares o amigos y qué doloroso saber que muere por la negligencia y la corrupción... Un respirador habría salvado su vida...

Cuando se tiene la oportunidad de demostrar la capacidad y no se lo hace, es mejor dar un paso al costado... No queremos más de lo mismo...

Dios ilumine a nuestros Gobernantes y les dé sabiduría.