Edición Impresa

Una mejor cultura y arte para Bolivia es posible

Escucha esta nota aquí

Desde un punto de vista comunicacional, se puede definir a la Cultura como todo lo que una sociedad vive, construye y forma parte diaria de las personas que la componen. Sin embargo, es inevitable mezclar y/o confundir esta terminología con el Arte, ya que, si bien existe una similitud en su aplicación, cabe resaltar que, a lo largo de la historia, han sido los artistas quienes con sus obras han forjado y construido una guía en el desarrollo de la identidad propia, de ideologías, hasta inclusive producir revoluciones, dentro de cualquier colectivo social y/o inclusive dentro de una nación/sociedad.

No se puede ser indiferente mucho menos negar un notable abandono que ha tenido nuestra área artística y cultural en Bolivia a lo largo de los últimos cincuenta años, abandono que ha ocasionado un consecuente vacío, el cual, actualmente en compañía de la globalización tecnológica e informática, está provocando una invasión cultural externa, lo cual nos lleva a una profunda pérdida de nuestra identidad cultural propia (indígenas, como, regionales), generando en consecuencia la falta de amor de las actuales y nuevas generaciones a nuestras costumbres y variedades de lo que realmente somos, y que esta riquísima tierra nos brinda en su diversidad y pluralidad, mas aún al ofrecernos todavía bastante por descrubir, lo cual también nos debe incitar a la tarea de ¡Sigamos descubriendo!

En su momento, en el 2005 se inicio la identidad del Ministerio de Culturas en Bolivia, entidad de la cual, a pesar de los esfuerzos continuos, hasta la fecha no han llegado a alcanzar el verdadero potencial de esta cartera de Estado y coadyuvar con al impacto a la cultura y el arte en nuestro país, menos aún, habiéndose buscado el 2020 la eliminacion de dicho Ministerio, lo cual nos deja claramente establecido el lugar que se le ha dado a la máxima autoridad estatal de representación cultural de nuestro país.

Este nuevo año, con la excelsa noticia sobre la reposición de dicho ministerio, es momento oportuno para que vuelva a florecer dicha cartera de Estado, momento propicio para reconstruir la misión de la misma, bajo lineamientos de alto trabajo de coordinación, cooperación e investigación con las distintas áreas artísticas de nuestro país, buscando inclusive el apoyo sobre la inducción del arte y la cultura en nuestra área educativa, siendo esta uno de los pilares fundamentales para el fortalecimiento de una identidad cultural propia más firme en nuestras nuevas generaciones, como se dijo anteriormente las indígenas, y regionales.

Nuestro país es una riqueza pluricultural, llena de diversidad e integración, pues, ¿Qué podría sucedernos si empezáramos a desconocer la cultura que verdaderamente nos debe identificar?, y peor aún, ¿Si comenzamos y llegamos a desconocernos a nosotros mismos como Estado de Pluridad Comunitaria que somos?, la respuesta es más que obvia, pues una identidad cultural frágil que no recibe un verdadero apoyo y valor de sus instituciones más aún las estatales, sucumbe y se extingue, claro ejemplo lo acontencido respecto al valor que se le llegó a otorgar con la determinación sobre la eliminación del mismo ministerio el pasado año.

No debe verse al sector cultural boliviano como un gasto absurdo, como algunos equivocamente se han atrevido a afirmar, más al contrario, el sector cultural hoy en día en Bolivia debe considerarse como uno de los sectores más importantes, ya que del mismo vive y se desarrolla constantemente nuestra sociedad, pues es erróneo pensar que la cultura y el arte se encierren solamente en la vestimenta, el canto, el teatro y/o el baile regional. La cultura y el arte abarcan más que eso, pues llegan a ser una variedad de áreas tales como: la educación, medicina, lenguas, pensamientos, filosofía, literatura, investigación, turismo, televisión, cine, nuevas herramientas de social media, creación y exploracion de áreas contemporáneas e innovadoras y hasta el acertado fortalecimiento de los ya existentes y los nuevos artistas en las diferentes áreas.

Por este motivo, hoy el arte y la cultura de nuestro país, debe renacer para las nuevas generaciones y aportar al desarrollo artístico y cultural de cada boliviano en este país. La acertada restitución del Ministerio de Culturas abre nuevamente las oportunidades tanto a nuestra cultura en sí, como, de igual manera, a todos nuestros artistas bolivianos, la iniciativa del nuevo gobierno sobre reconstruir el Ministerio de Culturas, no debe ser desaprovechada, ya que es momento propicio para reconstruir, fortalecer, y trabajar para continuar conociendo lo que realmente somos, desde retomar el despertar de las diversas culturas Aimaras, Quechuas, Guaranís, etc, hasta generar cambios radicales que lleguen a proyectar un camino que poco a poco, puede asentar unas bases más firmes para una verdadera Revolución de Identidad y donde el pueblo boliviano y sus futuras generaciones sepan y defiendan con orgullo sus costumbres, sus colores, su cultura y sobre todo su diversidad, explotando al máximo su identidad pluricultural y descolonizada, pudiéndose a la misma vez, canalizar este proyecto en mejorar en gran medida el turismo y la educación, llegar a ser partícipes como bolivianos de los grandes medios de exposición cultural y artísticos mundiales, entre ellos las nuevas tendencias sociales digitales que hoy son parte de nuestro diario vivir, llegando a mostrar al mundo quiénes somos con gran orgullo.

¡Es momento de reconstruir nuestra cultura, es momento de continuar descubriendo quiénes somos, es momento de mostrar al mundo lo que somos!.

Comentarios