Edición Impresa

Vacunas

Escucha esta nota aquí

Ante una destructiva pandemia que debería exaltar los valores y las virtudes, las acciones deseadas resultan una quimera pues las manifestaciones que se conocen son contrarias a la solidaridad en los países que reciben prioritariamente las vacunas y sus gobiernos las distribuyen prontamente a su geografía.

Los primeros en hacer prevalecer su influencia son los servidores públicos; sucedió en España: autoridades que fungen se vacunaron sin respetar la fila, militares de la misma forma y, después, no tuvieron otra alternativa que renunciar ante las denuncias, pero ya salvaron el pellejo según su prosaica actitud. Además, deja una triste y pobre la imagen la actitud de algunos eclesiásticos en ese país que diligentemente se desplazaron a otra jurisdicción para ser vacunados, no ser descubiertos y, fue inútil, pues la verdad siempre aflora.

Y el egoísmo, una concepción del desconocimiento de la solidaridad, es la actitud de algunos que poseen poder para anteponer su interés propio al ajeno que es la mayoría, acarreando perjuicio a los demás, en este caso a los mayores que hacen fila disciplinadamente. El egotismo es una manía o trastorno que hace prevalecer a la persona sobre los otros y siempre habla sobre sí misma y sus intereses.

En países como EEUU, cuya vacunación comenzó en diciembre también se dieron casos de servidores públicos renuentes a cumplir el orden de la fila. Alemania fue un ejemplo que priorizó la vacunación al personal médico que ofrenda su vida para salvar otras vidas y luego se concede preferencia a los mayores.

En nuestro país las disposiciones fueron correctas al asignar prioridad al personal médico que es el más expuesto y sacrificado, igualmente es paradigmático que el propio presidente diera el ejemplo y se abstenga de vacunarse. Estos ejemplos cunden en la población sobre todo en los desposeídos, discriminados y olvidados que, ante una acción como la descrita, se sienten respetados. La solidaridad es precisamente la entera comunidad de intereses y responsabilidades, donde nadie se siente excluido.

Comentarios