Opinión

Venezuela Caótica

El Deber logo
9 de julio de 2017, 4:00 AM
9 de julio de 2017, 4:00 AM
El deseo de este medio –de los bolivianos en general–  siempre ha sido el que la situación política  venezolana se ajustara a la senda democrática para así terminar con el desorden y la violencia en que ese país hermano está sumido. Vanos han resultado esos anhelos de paz en Venezuela, toda vez que el presidente Nicolás Maduro es el principal personaje en negar un proceso institucional justo, y, por el contrario, alienta abiertamente el enfrentamiento, a extremos que están causando verdadero horror en la comunidad panamericana.


No es nuestro propósito recapitular todas las violaciones a los derechos humanos que son diarios, ni tampoco la penosa escasez de alimentos y medicinas que sufre la población desde hace mucho, sino preocuparnos porque ya se ha manifestado en Venezuela una verdadera dictadura, desde el momento en que el Gobierno domina a todos los poderes del Estado, pero atropella sañudamente a la Asamblea Nacional, de amplia mayoría opositora, asaltada hace pocos días por bandas paramilitares. El motivo es que los asambleístas se oponen a una inédita convocatoria presidencial a una Constituyente, fraguada por donde se la mire, que postergaría toda cita electoral democrática e imparcial en el futuro.


Ante estos atropellos a la democracia ha levantado su voz la fiscal general, Luisa Ortega, denunciando la inconstitucionalidad de los actos gubernamentales. Ortega, otrora una leal partidaria del fallecido presidente Chávez, no ha podido soportar ni hacerse cómplice de los planes de Maduro y este ha decidido sustituirla arbitrariamente por una persona de su confianza, lo que la fiscal general no ha permitido hasta ahora.


Queda por ver todavía cuál será el comportamiento de las Fuerzas Armadas donde aparentemente ha empezado a cundir el malestar y el descontento entre los mandos medios. Existe la información de que son muchos los militares que han sido arrestados o procesados debido a que expresaron su descontento con el rumbo que ha tomado la situación política. A esto se agrega la posición de la Iglesia católica que ha calificado como una “dictadura” al Gobierno, criticando acremente al presidente Maduro y su antidemocrática convocatoria a la Constituyente que sería “impuesta por la fuerza y sus resultados serán la constitucionalización de una dictadura militar, socialista, marxista y comunista” según palabras del presidente de la Conferencia Episcopal Venezolana, Diego Padrón. 
Tags