Escucha esta nota aquí


El viejo refrán popular “En casa de herrero, cuchillo de palo” podría ser actualizado con una nueva expresión hecha en Bolivia que diga “En la tierra del gas se usa leña”, con la particularidad de que no se trataría de una figura retórica sino de una afirmación que requiere de una lectura dramáticamente literal.

La edición del domingo reciente de EL DEBER reveló que el ingenio azucarero Bermejo, en Tarija, utilizará este año leña y bagazo para la molienda de la caña que comenzará este 1 de julio, ante la falta de gas natural para poner en funcionamiento los cuatro calderos del ingenio, cada uno de los cuales tiene capacidad para procesar 25 toneladas de caña.

Williams René Angles, presidente del directorio de Industrias Agrícolas de Bermejo Sociedad Anónima (Iabsa) lamentó que las autoridades hidrocarburíferas del país no atiendan las demandas de abastecimiento de combustible pese a que los reclamos se hacen desde hace tres años.
Normalmente, el ingenio se abastecía de gas natural proveniente del pozo Bermejo X44, pero el yacimiento entró en fase de agotamiento final y ya no es posible cumplir con las obligaciones contractuales.

Así, el principal ingenio azucarero del sur del país volverá a operar como lo hacía hace medio siglo, a leña. Al tener un sistema aislado y sin conexión con el sistema nacional de distribución de gas natural, las posibilidades de dar una solución pronta al desabastecimiento, por lo menos con gas natural, son prácticamente nulas.

Las autoridades de la zona se quejan porque no se ha reactivado la exploración de pozos gasíferos en la región y observan pasividad en el Ministerio de Hidrocarburos, particularmente porque no se han puesto en marcha los proyectos exploratorios Astillero y Churumas.

La estatal Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos reaccionó de inmediato ante la paradoja sureña y admitió que la empresa no tiene la capacidad para abastecer este producto.

Según YPFB la demanda de energía no puede ser cubierta totalmente por la creciente necesidad de la población por el invierno.
Como una salida alternativa, la estatal petrolera asegura que proveerá de diésel al municipio de Bermejo a manera de solución a corto plazo ante la demanda insatisfecha de la zona.

El vicepresidente de Operaciones de YPFB afirmó que no es verdad que el ingenio vaya a utilizar leña en los calderos como declaró el presidente de Bermejo porque, asegura, la estatal petrolera “tiene toda la capacidad de proveer de diésel y también se están analizando otros proyectos con hidrocarburos para los ingenios”.

En cualquier caso, la alerta lanzada desde el ingenio azucarero sureño vuelve a actualizar la preocupación por la declinación irreversible de la producción gasífera del país, de la que ya se sabía particularmente por sus dificultades para cumplir con las obligaciones contractuales con Brasil y Argentina. Si ahora resulta que incluso el abastecimiento interno se ve afectado, como en el caso del Ingenio Bermejo, entonces es que el problema es más grave aun.

Bolivia tendrá que recuperar los años perdidos en tomar las previsiones que no se tomaron, principalmente con una mayor apertura a nuevas inversiones que garantice que el país pueda tener gas, que finalmente es de lo que hoy por hoy vive el país.

Comentarios