Opinión

OPINIÓN

YPFB, malos negocios

El Deber 15/7/2019 06:46

Escucha esta nota aquí

Las ideas que tienen los ejecutivos de YPFB de hacer negocios no son muy buenas. Estos son dos casos.

• Dice la Agencia Nacional del Petróleo (ANP) de Brasil que YPFB no puede comprar las acciones de Petrobras en el gasoducto Gasbol, porque se lo prohíbe una ley brasileña expresa: una sola empresa no puede producir y transportar al mismo tiempo.

Se sospechaba que la intención de YPFB de comprar las acciones de Petrobras en el ducto dentro de territorio boliviano no era una buena idea, comenzando porque es un gasoducto que está en vías de convertirse en inservible. Una cosa es ser dueño de un ducto que lleva 31 millones m3/d, y otra muy diferente es serlo de uno que lleva solo 10 millones, o menos.

Los siete gasoductos que construyó Argentina para llevar gas a Chile quedaron en desuso desde que los Kirchner destruyeron la industria petrolera de su país. Ningún chileno hubiera comprado esos ductos, ni siquiera como chatarra.

• YPFB ha decidido añadir alcohol a la gasolina Especial que se vende en el país desde hace décadas. La idea está inspirada en la desesperante necesidad que tiene el país de reducir las importaciones de gasolina, debido a que la producción de petróleo ha caído y las refinerías están a punto de cerrar. Añadiendo el 8% de alcohol a la gasolina se reducirían en ese mismo porcentaje las importaciones de gasolina.

Pero ha surgido un problema. De los 12 millones de litros de alcohol que YPFB debía comprar por mes a los ingenios azucareros, en junio apenas compro un millón, y ni siquiera eso. Además, dicen algunos operadores, los pagos están demorados, incluso cuando el Gobierno anuncia que el país hará el sacrificio de producir combustibles a partir de la agricultura. Ya que YPFB no produce combustibles, que los produzcan los agricultores, es el concepto.

Pero alguien en YPFB está frenando las compras de alcohol. No se sabe si es alguien vinculado con las importaciones. En 2018, las importaciones de lubricantes llegaron a $us 1.324 millones, superior en 41% a las del año anterior. Ese sí que es un lindo negocio, aunque no para YPFB.

Es tan intenso el negocio que algún malpensado dice que YPFB debería inscribirse en la Cámara de Comercio, o de importadores, porque esa se ha convertido en su principal actividad.

Tags