Escucha esta nota aquí

Oriente Petrolero toma oxigeno tras haberle ganado a Wilstermann (4-2), el domingo, en el estadio Tahuichi Aguilera. Los refineros venían de dos derrotas consecutivas fuera de casa lo que complicó su panorama en el inicio del torneo.

El capitán del equipo, Daniel Rojas, destacó la unidad del grupo que ahora respira más tranquilo porque ganó su primer partido y no falló en casa, pues el objetivo era no dejar escapar puntos de Santa Cruz.

“Nos merecíamos esta victoria por el trabajo que venimos haciendo, creo que el grupo está más unido que nunca. Gracias a Dios se nos dio la victoria, hemos sufrido mucho, todos los equipos son duros, pero hay que hacernos fuertes de local y seguir trabajando”, dijo Rojas.

Oriente tuvo las oportunidades necesarias para hacer más de cuatro goles en el choque contra los aviadores. Los albiverdes se mostraron inconformistas porque no renunciaron al gol.

“Nos merecíamos un buen resultado, queríamos hacer más goles, pero lamentablemente no se pudo, hay que seguir trabajando y ganar de local”, agregó el mediocampista.

Oriente retornó a los entrenamientos la tarde de este lunes, practica en al que los jugadores fueron divididos en dos grupos. Los que jugaron contra Wilstermann hicieron una labor liviana, mientras que aquellos que no fueron de la partida cumplieron un trabajo más exigente.

“Esta victoria (ante Wilstermann) hay que dejarla atrás y pensar en el próximo partido ante Palmaflor. Seguro que va a ser difícil, es un equipo que está bien y trataremos de sacar puntos en Cochabamba”, finalizó el capitán de Oriente.

Comentarios