Escucha esta nota aquí

Erwin ‘Platiní’ Sánchez volvió hablar con la prensa y lo hizo para hacer duras críticas contra la realidad del fútbol boliviano, incluida la selección nacional.

El entrenador de Oriente Petrolero sostuvo que la mala campaña de los equipos bolivianos en torneos internacionales y el flojo rendimiento de la selección en las Eliminatorias y la Copa América es consecuencia de la falta de buena competencia en nuestros campeonatos y de los problemas internos, que hacen recordar aquellos tiempos en que el balompié nacional sufría por falta de organización.

“Nuestros equipos a nivel internacional no son ni la sombra de lo que eran en años anteriores, que en términos de selección pasa lo mismo. Volvemos hablar como se lo hacía hace 30 años cuando nadie nos daba pelota, como ocurre ahora. Es una pena por el fútbol boliviano”, dijo el estratega albiverde, que en su etapa de jugador fue campeón con Benfica (1990-1991) y Boavista (2000-2001) de Portugal y con la selección clasificó al Mundial de Estados Unidos 1994.

Según Sánchez, el largo receso del campeonato por casi dos meses hizo daños a los equipos que se alistan para la reanudación. Al respecto, el DT dijo que lo más saludable era jugar las fechas 8 y 9 y después parar.

“Ha sido malo parar antes de tiempo desde todo punto de vista. Debieron jugarse la  fecha ocho y nueve del campeonato. Para nosotros (Oriente) fue desastroso en lo deportivo y lo económico. Lamentablemente en el fútbol boliviano seguimos de mal en peor y para atrás. Ojalá que con esta realidad los principales actores de nuestro fútbol de una vez trabajen a conciencia y dejen tomar decisiones solo para salir del paso”, expresó el ex mundialista quien espera no ser castigado por la FBF por decir lo que piensa del fútbol nacional.

“Mientras los problemas continúen, también seguirán las dificultades económicas de los clubes. Los patrocinadores no pagan para que la gente vea entrenamientos. Tenemos que ser realistas porque las cosas no están funcionando bien en el fútbol boliviano. En vez de achicar la brecha entre el empleador y empleado se ha acrecentado. Es una pena porque hemos  trabajado para que se mejore y nuestros futbolistas sean buenos profesionales y desaparezca el calificativo que nos daban de ser simples patea cueros”, dijo Sánchez, quien espera que las soluciones y los acuerdos se den pronto para buscar salidas a los problemas y así el fútbol boliviano pueda ser más competitivo en el contexto internacional y deje de ser considerado el peor de Sudamérica.


Comentarios