Escucha esta nota aquí

No habló en su momento, le restó importancia porque el comportamiento del director técnico Mauricio Soria no la limitó. Esta vez decidió hablar en solidaridad con Betzabé Ibáñez, quiromasajista de Wilstermann, que  acusó a Soria de discriminarla por ser mujer. María René Cuéllar fue nutricionista de Oriente Petrolero desde el 2016 hasta el 2019 y se siente molesta porque hasta el momento “nadie puede frenar las actitudes del entrenador”.

Hace dos años, Soria llegó a Oriente Petrolero y se encontró con Cuéllar. Según la profesional, el cochabambino buscaba la forma de que trabaje menos días o de mantenerla distante del grupo. “Creo que se trata de misoginia y discriminación, que no tiene por qué suceder en este tiempo”, remarcó Cuéllar.

En una jornada laboral, Soria le pidió que se quedara en el cuarto de cocina de la sede de San Antonio, pero no acató su orden. “Me pidió una vez que no saliera de la cocina. Le dije que no podía hacer eso porque mi trabajo como nutricionista no era la cocina, sino supervisar las conductas alimentarias de los jugadores. Él sonrió (burlescamente), pero no le hice caso”, relató Cuéllar.

Soria tampoco le permitía tomar las medidas antropométricas, si es que no estaban presentes el médico, el kinesiólogo y el fisioterapeuta. “Tenía que estar un varón sí o sí”, agregó.

“Las mujeres son mufa en el fútbol”

En más de una oportunidad, le insinuó que “las mujeres son mufa (mala suerte) en el fútbol”. Una vez fue porque la encontró en el vestuario acomodando su material. Otra cuando cumplió la orden de avisarle que habían más de seis medios de comunicación a la espera de sus declaraciones. 

Cuéllar habló con los dirigentes de Oriente y  le manifestaron que Soria no la había contratado. “Conmigo nunca tuvieron problemas ni quejas”, concluyó.

Otro caso

En una oportunidad, Cuéllar dijo haber presenciado cómo Soria despachó a una camillera porque no estaba en buenas condiciones físicas (era muy delgada), pero hacía lo imposible por cumplir su trabajo.

Comentarios