Escucha esta nota aquí

El fútbol cruceño vuelve a sentir los embates de la cúpula de la Federación Boliviana de Fútbol, ante la indiferencia de los dirigentes de otras regiones del país.

Las reacciones no se dejaron esperar, de manera formal e informal, en el ámbito local, aunque no como se esperaba. Por ejemplo no se escuchó nada de parte de Blooming, Royal Pari, Real Santa Cruz e incluso de Oriente Petrolero, cuyos representantes fueron víctimas de agresiones.

El único dirigente que hizo un reclamo fue el presidente del Club Guabirá, Rafael Paz, que denunció el maltrato contra el delegado de su club, Édgar Menacho, protestó por la falta de respeto al fútbol cruceño y se quejó por el trato discriminatorio con los clubes de la región.

“Esto ya no es algo contra alguien en particular, sino contra el fútbol cruceño”, manifestó Paz a Los Más Buscados de EL DEBER Radio.

El dirigente anunció que elevarán la denuncia contra Costa a la Conmebol o la FIFA, de ser necesario, para que respete a los clubes y a sus dirigentes que son quienes generan el espectáculo y los recursos para competir.

Asimismo, Paz pretende que los clubes cruceños actúen unidos en esta ocasión para pelear por sus derechos y hacer respetar al fútbol local.

El mandamás del club azucarero informó que ningún club de otras ciudades del país expresó su solidaridad ante los insultos que recibieron los dirigentes del fútbol cruceño de parte del titular de la FBF.

“Aunque a Dardo (Gómez, del club Bolívar) también lo atacaron”, comentó el titular de la entidad montereña.

Pero en Santa Cruz hubo otro tipo de protestas relacionadas con lo ocurrido en La Paz, luego de la reunión de la División Profesional, en la que el presidente de Oriente Petrolero, Ronald Raldes, también fue insultado por Costa.

Raldes no se manifestó al respecto hasta la fecha. Tampoco lo hizo el club, que sólo emitió un comunicado para informar de la burbuja sanitaria que habrá cuando Boca Juniors entrene hoy en su cancha.

Sin embargo, hinchas albiverdes protestaron contra la FBF y la Asociación Cruceña de Fútbol con pancartas y pintadas en el frontis de los edificios de ambas instituciones en las que acusan de corrupción y tiranía a la entidad matriz y de servilismo a la ACF, cuyos dirigentes tampoco se manifestaron ante las agresiones verbales contra los directivos locales.

La FBF, ni Costa, presentaron una disculpa para descomprimir la situación, algo necesario, mucho más si este sábado Always Ready visita a Oriente Petrolero por el campeonato nacional.

Comentarios