Escucha esta nota aquí

Habla más dentro de la cancha que fuera de ella. Es un jugador sencillo, como por lo general son los provincianos, pero que en el campo de juego se transforma y saca a relucir una personalidad futbolística admirable.

Juan Carlos Montenegro fue una de las nuevas caras que presentó Oriente Petrolero a comienzo de temporada. Si bien poco se habló de él porque apenas pudo participar de las 12 fechas del Apertura, en los dos clásicos por la Copa Santa Cruz ratificó por qué el club refinero se lo pidió prestado por un año a Guabirá, en el que fue figura desde muy jovencito.

El borjano fue clave en el triunfo que logró el domingo Oriente en el partido de vuelta ante Blooming. Es más, se erigió en el gran protagonista de los cuatros goles que el cuadro que dirige Pablo ‘Vitamina’ Sánchez le marcó a los celestes, que terminaron perdiendo por 4-2, resultado que originó que el título se defina mediante los penales (ganó Oriente por 5-4).

En el primero, que marcó de penal Carmelo Algarañaz, fue el que encaró al arquero, luego de dejar a dos defensores celestes en el camino, y al que le cometieron falta cuando se aprestaba a definir.  

En el segundo fue autor de la conquista. Tras recibir un preciso pase desde la izquierda y de cara al arco, batió al arquero Braulio Uraezaña con un potente remate.

En el tercero, que anotó el lateral Santos Navarro, fue gracias a un corrida del atacante refinero, que desde la derecha cedió un pase rasante que terminó en los pies del ex Tahuichi que definió con un soberbio zurdazo.

En la gran obra de arte de Carmelo Algarañaz, que convirtió el cuarto gol albiverde, nació de los pies de Montenegro. Fue el que recuperó la pelota desde el medio campo, generándose así el contraataque que terminó en un gol de antología.

“Estoy cómodo en Oriente y empiezo a sentirme mejor en la cancha gracias a la confianza del profesor Sánchez y porque el equipo ha tenido el tiempo suficiente para conocerse bien y corregir los errores que cometimos en las primeras doce fechas del Apertura”, dijo Montenegro, que tiene contrato con el club verdolaga hasta fines de diciembre.

El joven atacante de 23 años quiere que el campeonato se reanude lo más antes posible y asegura que Oriente mostrará una nueva faceta cuando vuelva la competencia. “A comienzo de año varios jugadores éramos nuevos y por eso nos costó afianzarnos en el juego que quería el entrenador. Ahora es distinto”, puntualizó.