Escucha esta nota aquí

José Castillo encara la recta final de su carrera y sigue rica en goles. Desde que empezó a jugar fútbol profesionalmente, a los 17 años, en Oriente Petrolero, el ‘Negro’ no ha parado de marcar. Ya lleva 20 años perforando porterías, aunque ha tenido temporadas más productivas que otras, como la del 2001 cuando ayudó, con sus anotaciones, a que el equipo refinero sea campeón nacional.

En ese año, Castillo marcó 42 goles y se erigió en el goleador del campeonato; además, recibió el premio de máximo artillero del mundo, concedido por la Federación Internacional de Historia y Estadísticas del Fútbol.

Fue el gran año del ex tahuichi, pues por su buen rendimiento fue transferido a Tecos de México.

En dos décadas de carrera, Castillo jugó en cinco clubes del exterior (Tecos de México, Rosario Central de Argentina, O’Higgins de Chile, Atlético Mineiro de Brasil y South China de Hong Kong. En Bolivia, además de Oriente, lo hizo en Bolívar, Blooming, Guabirá y Sport Boys.

A sus 38 años, el goleador está nuevamente en el club que lo hizo debutar profesionalmente el 2000. El gol que le hizo a Guabirá en la fecha 16 del torneo Apertura 2020 fue importante para el ariete cruceño, que ahora suma 141 goles con la camiseta de Oriente Petrolero.

Está a dos de igualar a un histórico del balompié nacional y que entre 1983 y 1988 hizo 143 goles con la camiseta albiverde.

Tucho Antelo es el máximo goleador de la historia del fútbol profesional boliviano, ya que entre 1983 y el 2000 hizo 350 goles.

Castillo está por ahora lejos de esa marca, pero está a dos del segundo, Juan Carlos Sánchez, que entre 1979 y 1991 marcó 262 goles.

Comentarios