Escucha esta nota aquí

Tres personas fueron detenidas el martes 8 de septiembre en la localidad minera de Huanuni (Oruro). El Ministerio Público los sindica por los delitos de financiamiento al terrorismo y tráfico ilícito de armas, por lo que un grupo de agentes de la Fuerza Especial de Lucha Contra el Crimen (Felcc) los llevó hasta la capital folclórica del país.

Los ahora aprehendidos, dos varones y una mujer, fueron arrestados por la Policía el 22 de agosto, cuando circulaban a bordo de un vehículo a la altura del peaje Bombo, en Huanuni. Aquella vez, en el motorizado se encontró Bs 950.000 y $us 10.000 (más de un millón de bolivianos) y una caja con masa de dinamita.

En esa oportunidad fueron conducidos hacia las dependencias de la Felcc, pero luego de hacerse conocer que ese material explosivo y el dinero supuestamente eran de la cooperativa minera Santa Rosa de Capasirca, los sujetos fueron liberados y se esperaba que hagan los descargos correspondientes para que se libere el dinero y los explosivos.

Sin embargo, este martes la Fiscalía, que mantenía el caso abierto, ordenó la detención de Mario Cristóbal C. O. (29), Mario C. M. (57) y Tania S. L. (29), los mismos que fueron llevados hasta la sede de Gobierno para que, en horas más, el Ministerio de Gobierno presente el caso. 

El fiscal Róger Castro, que indaga la causa, indicó que en contra de estas tres personas hay los indicios suficientes para solicitar al juzgador la medida cautelar de detención preventiva.

"Lamentablemente, ellos (los detenidos) están utilizando a la cooperativa Santa Rosa de Capasirca, de la cual refieren que son cooperativistas mineros, pero no han podido demostrar el origen del dinero que tenían en su poder (más de un millón de bolivianos)", apuntó Castro y agregó que tampoco han podido justificar la portación de las 240 masas de explosivos que llevaban en el vehículo.

A decir del representante del Ministerio Público, solo uno de los detenidos dijo ser de la cooperativa minera, pero no pudo demostrar con documentos idóneos esta realidad. Se espera la audiencia de medidas cautelares para las siguientes horas.